Todo el mundo conoce a Greta Thunberg, la activista climática que con tan solo 16 años puso en marcha el movimiento #FridaysForFuture: huelgas programadas para cada viernes en las que estudiantes se saltaban las clases para concentrarse frente al Parlamento de Suecia reclamando acción contra el calentamiento global y el cambio climático.

En un TED suyo celebrado en noviembre de 2018, Greta expuso su “cautivador argumento” para actuar, de inmediato contra el cambio climático.

En agosto de 2018, Greta abandonó la escuela para organizar una huelga diaria. Con ello buscaba crear conciencia sobre el calentamiento global y  protestar frente al Parlamento Sueco, pidiendo al gobierno que redujera sus emisiones de carbono según el Acuerdo de París. Justo antes de las elecciones generales, Greta anunció que las huelgas seguirían todos los viernes, hecho que inspiró a alumnos de todo el mundo que se sumaron a las protestas.

15 de marzo – Protesta estudiantil en Madrid contra el cambio climático.

El 15 de marzo de 2019 se celebró la primera gran huelga estudiantil internacional, que movilizó a más de 1 millón y medio de niños y adolescentes de unas 2000 ciudades que se congregaron para protestar. La siguiente se celebró el 24 de mayo donde, de nuevo, niños y adolescentes de todo el mundo abandonaron la escuela para luchar por el clima y pedir a los adultos que se unieran a ellos en la siguiente protesta. La próxima huelga global será el 20 de septiembre (en algunos países el 27 de septiembre) y se ha nombrado como el día más importante de acción climática en la historia del planeta. A ella se sumarán desde grandes sindicatos hasta mil trabajadores en la sede de Amazon, desde estudiantes universitarios a personas mayores para exigir una acción más rápida de nuestros gobiernos e industrias. Las concentraciones y movilizaciones estarán localizadas en múltiples lugares y en la web oficial de #GlobalClimateStrike se pueden encontrar los puntos de concentración en cada una de las ciudades.

Algunas personas no podrán manifestarse porque no pueden dejar sus puestos de trabajo, pero todos podemos luchar contra el cambio climático con otro tipo de acciones: reducir tu huella de carbono yendo menos en avión y coche y usar más la bici o el transporte público; sustituir aquellos productos derivados del plástico por productos sostenibles, reducir el consumo en general y consumir con conciencia, pensando bien a qué empresas queremos empoderar con nuestro dinero; conocer las propuestas verdes de los partidos políticos y votar en consecuencia; llevar una dieta planetaria con una reducción importante del consumo de carne y un aumento de fruta, verdura y legumbres o, también, podemos hacer cualquiera de estas otras cuatro cosas. y ver el documental Before The Flood, un documental producido por Leonardo Di Caprio estrenado en 2016 que muestra la cruda realidad del cambio climático.

El planeta nos necesita, así que, como dice Greta “¡Nos vemos en las calles!”