Ferrari se lo ha pensado mejor y se prepara para competir con Tesla en el mercado de los deportivos eléctricos y de lujo.

Ferrari parece haberse quitado de encima todos los tabúes y así está empezando a admitir que el futuro no sólo habla de nuevos tipos de carrocerías, sino también de nuevos sistemas de propulsión. Tras el salto a la hibridación dado con el Ferrari LaFerrari, la compañía confirma que ya trabaja en el que será su primer coche eléctrico, un coche que buscará plantar cara a modelos como el Tesla Roadster y que llegará antes que él.

Además, este martes 16 de enero el CEO de Ferrari y de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, anunció que también fabricarán su primer vehículo todoterreno (SUV) a pesar de haber desechado la idea anteriormente.

 

Sergio Marchionne

Hablando en el Salón Internacional del Automóvil de América del Norte en Detroit, Marchionne no ofreció ninguna información específica sobre el Ferrari eléctrico, pero indicó que la compañía lo lanzaría antes de que el Tesla Roadster ruede en la carretera en 2020.

Sergio Marchionne cree que lo puede hacer igual de bien que Elon Musk

“Si se tiene que construir un superdeportivo eléctrico, entonces Ferrari será el primero”, dijo Marchionne. “La gente está asombrada de lo que Tesla hizo con un superdeportivo: no estoy tratando de minimizar lo que hizo Elon, pero creo que es muy factible para nosotros”.

Estas declaraciones de Marchionne fueron una sorpresa, especialmente porque se le conoce por restar importancia a las promesas de los otros grandes fabricantes de automóviles de invertir miles de millones en la producción de vehículos eléctricos.

La creencia del CEO de Ferrari de que solo los autos eléctricos de alta gama pueden ser rentables explica por qué la compañía lanzará un modelo eléctrico. Ferrari pone un límite a la cantidad de coches que construye para preservar la famosa exclusividad de la marca, lo que también obstaculiza el crecimiento. Sin embargo, los automóviles y todo el merchandising alrededor del universo del sello Ferrari generan grandes ganancias para la compañía.

El primer coche eléctrico de Ferrari derivará de la tecnología y experiencia adquirida con las nuevas mecánicas híbridas que reducirán las emisiones globales del fabricante, pero pese a su confirmación parece que todavía pasarán años antes de ver en el mercado el primer Ferrari 100% eléctrico.