Desde el pasado mes de abril, Instagram ha estado realizando pruebas eliminando los likes de las fotos. Las pruebas empezaron en Canadá y, recientemente, se han extendido a 6 nuevos países: Irlanda, Italia, Japón, Brasil, Australia y Nueva Zelanda. Los usuarios de estos países pueden ver el total de sus Likes, pero ese dato ahora es privado, no público. De esta forma los seguidores nunca verán cuántos likes tiene la foto de aquella persona a la que siguen, si no que solamente podrán ver el listado de personas que ha likeado la foto.

Puesto que no ha salido ningún comunicado oficial explicando la razón, se ha especulado acerca de las razones por las que el CEO de Facebook, Instagram y Whatsapp  quiere ocultar también del News Feed de Facebook el contador de Likes. Por un lado se ha comentado que se trata de una medida para reducir la ansiedad a aquellas personas que viven obsesionadas por los likes de sus fotos: por otro, TechCrunch dice que es una medida para que los usuarios no eliminen aquellos posts con menos likes por no haber obtenido los resultados deseados.

La investigadora Jane Wong, experta en ingeniería inversa, descubrió un prototipo en la aplicación de Android creado por Facebook, que fue confirmado por la compañía a TechCrunch cuando este se lo preguntó directamente. Meses atrás, Wong descubrió también estas pruebas en Instagram.

“El hecho de que Facebook haga lo mismo después que Instagram indica que tienen confianza en que las ventajas de esconder los likes de las cuentas superan las desventajas”, señala Wong en su cuenta de Twitter.

El problema de la impopularidad de los usuarios con menos likes y las inevitables comparaciones podrían verse rebajadas gracias a este prototipo, mejorando el bienestar de los usuarios y reduciendo la obsesión y ansiedad por ser el que tiene más likes y no ver mermada su popularidad, pero “Al ocultar a la audiencia, los usuarios pueden sentirse ansiosos por la popularidad percibida de su contenido. Los estudios han demostrado que las redes sociales pueden influir en la salud mental, incluida la depresión y la ansiedad”, dice Wong.