The New York Times ha vuelto a arremeter contra Facebook en otro gran artículo que revela otro escándalo de la compañía.  En este caso se trata de supuestos acuerdos irregulares de intercambio de datos privados con Apple, Spotify, Netflix y otros gigantes tecnológicos.

Este nuevo caso ha salido a la luz gracias a los periodistas Gabriel J. X. Dance, Michale LaForgia y Nicholas Confessore que lo resumen con estas palabras:

“Los documentos, al igual que las entrevistas con unos 50 antiguos empleados de Facebook y sus compañías asociadas, revelan que Facebook dio acceso a datos a determinadas empresas a pesar de estar estos protegidos. También alzan sospecha sobre si Facebook ignoró un acuerdo de 2011 con la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés) que prohibió a la red social compartir datos de sus usuarios sin su consentimiento explícito.”

“Los acuerdos descritos en los documentos habría beneficiado a más de 150 empresas, la mayoría de ellas tecnológicas, incluidas tiendas online y páginas de entretenimiento, pero también fabricantes de coches y grupos de medios. Según los registros, sus aplicaciones recaudaron datos de cientos de millones de personas al mes. Los acuerdos, siendo los más antiguos de 2010, seguían activos en 2017. Algunos de ellos siguen hoy en funcionamiento.”

El artículo se nutre de investigaciones de reporteros de The New York Times y The Wall Street Journal que describen diferentes ejemplos de comparto de datos entre empresas, algunos de los cuales pasaron inadvertidos por los usuarios. Estos son algunos:

Apple obtuvo acceso a los contactos y el calendario de usuarios de Facebook incluso después de haber deshabilitado el comparto de datos como parte de un acuerdo que todavía sigue en pie. Apple dijo al Times que desconocía su acceso privilegiado.

Amazon obtuvo nombres e información de contactos de los usuarios en un acuerdo que está disolviéndose ahora mismo. Amazon no ha querido hacer comentarios sobre el uso que ha dado a esos datos más allá de afirmar que han sido usados “con propiedad”. Kashmir Hill, de Gizmodo, ha especulado en Twitter que Amazon podría haber usado estos datos parea combatir las valoraciones falsas.

Spotify, Netflix y el Royal Bank of Canada tuvieron (o pudieron tener) acceso a mensajes privados de Facebook de los usuarios.

El acceso al que se refiere la historia de Times cae en tres tipos de acuerdos que Facebook suele (o solía) crear con sus cliente.

El primero entre dentro de lo que ellos llaman “integraciones”, y son las apps creadas a medida para fabricantes como Blackberry. Al estar integradas con teléfonos móviles requieren un intercambio de datos enorme.

El segundo es el de un programa que ya desapareció llamado “personalización instantánea”. Esta integración fue muy polémica al lanzarse por defecto en 2010 y permitir a las empresas asociadas conocer todo lo que Facebook supiese de sus usuarios a no ser que estos desactivasen el comparto manualmente.

Aunque el programa se cerró en 2014, según Times, empresas como Bing han continuado teniendo acceso hasta 2017 mientras que otras dos lo han tenido hasta este verano.

El tercer tipo son acuerdos únicos y que es sin duda son los más terroríficos, permitiendo a empresas como Spotify o Netflix el acceso a los mensajes privados de sus usuarios.

Fue el resultado de una API lanzada en 2010, cuando Facebook estaba aún probando Messenger, su plataforma de mensajería. En el caso de Spotify, por ejemplo, la compañía se conectaba a tu ventana del chat y enviaba canciones a tus amigos.

Otros casos preocupantes destapados por el artículo de The New York Times incluyen informes de que Yahoo y el buscador ruso Yandex tuvieron acceso a datos de usuarios años después de haber sido supuestamente restringidos. Un suma y sigue que hace más profunda la tumba que está cavando Facebook desde que compareciese en el Congreso tras el escándalo de Cambridge Analytica y todo lo que este destapó sobre las redes sociales.

Netflix ha corrido a responder a The Verge, de donde sacamos la información para este artículo, y Facebook también se ha apresurado a responder en un post de su blog.

Está claro que 2018 ha sido un annus horribilis para la empresa de Zuckerberg que ya venía de un 2017 complicado. La empresa se ha nutrido siempre de la confianza (o la desidia) de sus usuarios y el provecho que sacaban las empresas de esto en forma de datos. Ahora la confianza ha disminuido drásticamente y para las empresas cualquier vinculación con Facebook se traduce en una polémica.

¿Estaremos entrando en el último año de vida del gigante tecnológico? Ya veremos, de momento aquí puedes leer todo lo que Facebook sabe de ti y decidir si quieres que siga haciéndolo.