Seguro que no te sorprenderá oír que Google y Facebook tiene cantidades ingentes de datos nuestros. Tantos que incluso podríamos decir que nos conoce mejor que nuestras propias familias. Pues si tenías fe en que se les pudiera escapar algún dato tuyo, ha llegado el momento de volverte loco. Prepárate porque ahí te va.

Google sabe dónde has estado desde que empezaste a usarlo

Google almacena tu ubicación (siempre que tengas activado el seguimiento) cada vez que enciendes tu teléfono, así que puedes ver una línea de tiempo de dónde has estado desde el primer día que empezaste a usar Google en tu teléfono.

No solo podrás ver los sitios en los que has estado, también podrás ver la hora del día en que estuviste y el tiempo que tardaste en llegar desde el lugar del que venías. De hecho, puedes hacer clic en este link y ver tu propios datos.

Mis ubicaciones según Google en los últimos meses.

En mi caso personal debo decir que casi siempre tengo la ubicación desactivada porque consume muchos datos y porque no quiero que Google sepa en todo momento donde me encuentro o qué hago. El problema es que en muchos casos, como por ejemplo si quieres mirar el tiempo que hace o hará, te obliga a activar la ubicación y esos pocos segundos son más que suficientes para que Google rastree y guarde el lugar en el que te encuentras.

Google sabe todo lo que has buscado y eliminado

Google almacena el historial de búsqueda de todos tus dispositivos. Eso significa que, aunque elimines tu historial de búsqueda y el del teléfono, aún puede tener datos guardados de otros dispositivos. Puedes ver aquí toda tu actividad.

Google tiene un perfil publicitario tuyo

Basándose en tu información; ubicación, sexo, edad, aficiones, carrera, intereses, estado civil, posible peso e ingresos Google crea un perfil publicitario. Mira aquí tus datos.

Google conoce todas las apps que usas

Google almacena información sobre cada app y extensión que utilizas. Sabe con qué frecuencia la usas, dónde la usas y con quién. Eso significa que sabe con quién hablas en Facebook, con qué países estás comunicándote y a qué hora te vas a la cama. Consulta tus datos aquí.

Google tiene todo tu historial de YouTube

Google también almacena todo tu historial de YouTube. Analizando tus búsquedas puede averiguar con poco margen de error si serás padre pronto, si eres conservador o progresista, si eres judío, cristiano o musulmán y si tu estado anímico es depresivo, suicida o si eres anoréxico.

Mira aquí tus datos de Youtube.

Los datos que Google tiene sobre ti pueden llenar millones de documentos de Word

Google ofrece la opción de descargar todos los datos que almacena sobre ti. Según comenta el autor del artículo original que ha solicitado descargarlo, el archivo tiene 5.5GB, que son aproximadamente 3 millones de documentos de Word. Haz clic en este enlace para ver tus propios datos.

En mi caso he solicitado la descarga de todos mis datos y el archivo ocupa 2GB.

Facebook tiene muchísimos datos sobre ti también

Facebook también ofrece una opción similar a Google para descargar toda tu información. Según el autor del artículo original, aproximadamente 600 MB, o lo que equivale a alrededor de 400.000 documentos de Word. Esto incluye todos los mensajes que hayas enviado o recibido, cada archivo que hayas enviado o recibido, todos los contactos en tu teléfono y todos los mensajes de audio que hayas  enviado o recibido. Haz clic aquí y mira tus datos.

Facebook almacena todo, desde tus stickers hasta tu ubicación de inicio de sesión

Facebook también almacena lo que cree que puede interesarle, en función de las cosas que te gustaron y de lo que tú y tus amigos habláis. También almacena cada vez que inicias sesión en Facebook, desde dónde inicias sesión, a qué hora y de qué dispositivo. ¡Ah, y los stickers que usas!

Todas las apps que has vinculado a tu cuenta de Facebook también las guarda, por lo que puede adivinar qué noticias de política te gustan, diseño gráfico y web y si estás o estuvisto solterx gracias a Tinder.

Puede acceder a tu webcam y micrófono

Los datos que recopilan incluyen el seguimiento de dónde te encuentras, qué apps has instalado, cuándo las usas, para qué, acceso a tu cámara web y micrófono en cualquier momento, contactos, correos electrónicos, calendario, historial de llamadas, mensajes enviados y recibidos, archivos de descarga, juegos a los que juegas, fotos y vídeos, música, historial de búsqueda, historial de navegación y, hasta las emisoras de radio que sueles escuchar.

Otras cosas que Google puede saber de ti son: eventos a los que asististe, cuándo, los que no asististe y la hora a la que fuiste. Puede conocer tu rutina de ejercicios, información eliminada, tus fotos clasificadas por años con metadatos de dónde y cuándo tomaste las fotos, tiene todos los correos electrónicos que has enviado (incluso los que eliminaste o los que categorizaste como spam).

Volviendo a Google, todavía hay más…

Cada anuncio de Google que hayas visto o hecho clic, todas las aplicaciones que has usado o borrado y cuando lo hiciste, todos los sitios que has visitado y la hora a la que lo hiciste, cada aplicación que buscaste alguna vez, tienes o tuviste instalada en tu smartphone, cada imagen que has buscado y descargado o hecho clic, cada artículo de noticias que has buscado o leído.

Toda esta información puede usarse de la peor manera y tener consecuencias desastrosas; véase el reciente caso de Cambridge Analytica. Si lo piensas bien, seguro que jamás permitirías a los gobiernos o a grandes corporaciones colocar cámaras que nos vigilen y controlen nuestros movimientos o micrófonos que puedan escuchar nuestras conversaciones. Sin embargo se lo permitimos constantemente a grandes corporaciones en favor de nuestra comodidad.

[Vía: The Guardian]