El MIT ha diseñado un simulador climático que te permite diseñar tu propia política climática para frenar la subida de 7,4ºC que se esperan para 2100.

En-ROADS está basado en un simulador previo del MIT y las iniciativas climáticas para las negociaciones anuales sobre el clima en la ONU.

Sterman y su equipo se dieron cuenta de que al otorgar un rol a las personas, estas se involucran más y comprenden mejor la magnitud de la urgencia climática. “Si solo le dices a la gente, ‘Esto es lo que debes hacer’, la gente no aprende, se ponen a la defensiva. Entonces, en cambio, decimos: ‘¿Qué te gustaría probar?’ La gente puede intentar cualquier cosa”.

Jugar con este modelo puede ser clave para entender cómo (según Sterman) no es suficiente con el aumento de uso de energía solar y eólica; ya que es necesario también limitar las emisiones de los combustibles fósiles y, por otro lado, es necesaria la eficiencia energética, invirtiendo en edificios sostenibles y acondicionar los existentes.

Simulador En-ROADS

El gráfico en el lado izquierdo del simulador representa las fuentes de energía primaria (petróleo, carbón, gas, energías renovables, bioenergía, nuclear y nueva tecnología) y el gráfico de la derecha muestra el aumento previsto de la temperatura global que se producirá en 2100.

Los participantes también pueden ver el impacto y consecuencias de sus decisiones, desde el aumento del nivel del mar, concentración de gases de efecto invernadero… “La gente tiene que aprender por sí misma”, dice Sterman.

Este no es el primer simulador climático que existe pero sí es el más sencillo y accesible para todos los públicos, desde senadores a estudiantes de secundaria, gracias a su fácil uso y rapidez en obtención de resultados.

“Para que el calentamiento global baje 2º, necesitamos hacer muchas cosas diferentes”, dice Sterman.