Si tienes un perro seguro que habrás experimentado que cualquier cosa que le des se la come, y eso por no hablar de cuando se prepara su propio self-service cuando baja a la calle o te dejas la puerta de la basura de la cocina (o incluso la del baño) abierta.

Pero no todo lo que comen les sienta bien, y como en general los perros no saben lo que sí pueden y lo que no pueden comer y se basan más en el hambre voraz que les acompaña 24/7, compartimos contigo esta infografía que muestra aquellos alimentos que puedes darle sin problema, con moderación, los no recomendados y los que deberías olvidar porque son dañinos para su especie.

Como los humanos, cada perro tiene un estómago diferente; algunos más delicado y otros menos y si no, preguntadle a los dueños de los Beagle, que probablemente sean los que hayan visto a sus mascotas comerse las cosas más increíbles e incomestibles del planeta. Porque precisamente si algo tienen es un estómago de hierro y una capacidad (y velocidad) para aspirar cualquier cosa que esté al alcance de sus narices.