¿Conoces el podcast de Rogan, The Joe Rogan Experience? Pues ahora lo harás.

Elon Musk ha vuelto a ser trending topic  en Twitter, nada menos que por fumar marihuana y beber unos tragos de whisky durante una entrevista en vivo con el comediante.

La conversación entre el presidente ejecutivo de Tesla y SpaceX con Rogan giró en torno a muchas cosas, desde los famosos lanzallamas hasta inteligencia artificial.

Momento canuto

Es a partir de las dos horas y diez minutos cuando Musk, hablando con Rogan, defensor de la legalización de la marihuana, le da un par de caladas al porro en su programa en directo que se emite por internet.

“Creo que probé una vez”, dijo Musk, cuando se le preguntó si alguna vez había fumado una mezcla de hierba y tabaco. “Quiero decir, es legal ¿verdad?”

Y es entonces cuando Musk le da una bocanada al porro ofrecido por Rogan. Algunos os estaréis preguntando, ¿cómo es posible este momento televisivo? Pues es que la entrevista fue filmada en Los Ángeles, donde la marihuana ya es legal. Los tuiteros, por supuesto, no tardaron en expresarse al respecto y hay opiniones de todo tipo.

Las consecuencias…

Le guste o no, según reportó el New York Times el viernes por la mañana, las acciones de Tesla habían caído “hasta 9 por ciento” tras darse a conocer el vídeo de Musk.

Animated GIF - Find & Share on GIPHY

Por otra parte, una fuente de la Fuerza Aérea de Estados Unidos ha confirmado a CNBC que están investigando a Musk. La Fuerza Aérea tiene contratos con la empresa espacial SpaceX. El uso de la marihuana está prohibida para alguien que tenga credenciales de seguridad del gobierno federal.

Los trabajadores tiran la toalla

Dave Morton, el directivo de contabilidad de la Tesla, fichado por el propio Musk, ha dejado su cargo por la presión a la que está sometida la empresa.

Pero no ha sido el único. A este primer anuncio se ha sumado también la renuncia del responsable de recursos humanos, Gaby Toledano, quien ya estaba de baja temporal desde el pasado mes de agosto, apenas un año y tres meses después de ponerse al frente de su departamento.

Este último episodio de la vida de Elon Musk solo ha vuelto a poner el foco sobre este personaje y su idoneidad para comandar Tesla. La empresa acumula pérdidas importantes en los últimos tiempos; en solo un mes su valor ha caído un 30 %, y el descontento se ha hecho habitual.

Musk dijo que estaba recibiendo asesoramiento de Goldman Sachs Group y de la firma de capital privado Silver Lake para poder acometer la privatización de Tesla. Su oferta eran 420 acciones por título, asegurando tener los 70.000 millones de dólares necesarios para cubrir su apuesta. Después se echó atrás y volvió a los resultados negativos en Wall Street.

Parece que las excentricidades del empresario no están ayudando demasiado a la recuperación de la compañía, tendremos que esperar al próximo capítulo de la vida de Elon para ver qué pasa con ella.