El remake de la obra maestra de Masamune Shirow es una de las películas que más ganas tenemos de ver, a pesar de su polémico ‘blanqueo‘, y acaba de salir su segundo tráiler.

Ambientada en un Japón futurista (en el que, por alguna razón, los japoneses solo son figurantes o personajes secundarios), la Mayor Motoko Kusanagi (renombrada solamente como “La Mayor” al ser interpretada por una occidentalísima Scarlett Johansson por eso de Hollywood y su tendencia al whitewashing) es enviada a la caza de un cyborg súper poderoso y peligroso llamado Kuze interpretado por Michael Pitt. No, ni siquiera el malo es japonés.

Aunque el tráiler corra el riesgo de dar más información de la necesaria sobre “La Mayor” y la trama en general, es otra prueba de que GITS será una de las películas de ciencia ficción del año. Dirigida por Rupert Sanders (hey, ¡otro occidental!) el tráiler da pistas sobre los argumentos principales de la trama que llevarán a La Mayor a la caza de Kuze, solo para encontrarse con que él sabe cosas de ella que no coinciden con la historia que le cuentan sus creadores, unos ingenieros que dicen haberla rescatado de la muerte para devolverla a la vida como una policía biónica.

Lo que empieza como una caza del asesino terminará compaginándose con la caza de la verdad, para averiguar quién es La Mayor, cómo se convirtió en lo que es y quién y por qué la engañan.

En cuanto a la polémica de ‘blanqueo’ o whitewashing, GITS no es la única película acusada de ello, ni la más descarada. Recordemos Dioses de Egipto, de Alex Proyas, en la que Horus, Set e Isis están interpretados por actores caucásicos mientras que los actores del origen de la propia historia se limitan a interpretar a extras y esclavos. Esta cuenta pendiente de Holywood con la igualdad de oportunidades y el rigor narrativo sigue enfrentando a la industria contra algunos fans y espectadores liberales que lo consideran injusto y denuncian la apropiación cultural.

Los estudios, por su parte, se defienden argumentando que tienen que proteger sus inversiones, casi siempre multimillonarias, y para bien o para mal los actores caucásicos son los más taquilleros. Cuando se les pregunta si eso no es un círculo vicioso, miran a otro lado y consideran que no es tarea suya demostrar la veracidad o no de esa “teoría.”

La película se estrenará el 31 de marzo.