El septiembre pasado, los arquitectos Ester Bruzkus y Patrick Batek terminaron la construcción del Cine Delphi LUX en Berlín, Alemania.

Este espectacular cine cuenta con 7 salas con pantallas gigantes para un total de 600 asientos. Cada una de ellas es una sala de arte con instalaciones de tecnología RGB-LED que cuenta con colores ajustables.

Arte y cine, todo en uno

Este cine ha sido concebido pensando además en el barrio en el que inserta, próximo a instituciones artísticas y culturales como el C/O Berlín y la Fundación Helmut Newton.

El objetivo de sus autores era lograr que cada sala fuera diferente, como si se tratara de instalaciones independientes de la galería de arte; así, cada recinto tiene su propia identidad, colorida y sorprendente, aunque están unidos por cuidados detalles de diseño con variaciones temáticas.

Tiras de luz angulares atraviesan los pasillos. Estas luces dotan de paisajes locos de color a los espacios gracias a la inteligente tecnología LED. Los diversos revestimientos textiles de las paredes y el cuero de los asientos, ocultan la distribución del sonido y el medio de amortiguación, asegurando una calidad de audio óptima para cada asistente.

La pared de uno de los teatros está decorada con azulejos en forma de rombos de color rosa pintados a mano. Otro está revestido de madera de pino anudada, evocando la película y el teatro detrás del escenario, en contraste con el grandioso interior rojo del teatro. Otro teatro es en tono negro, con la luz LED de color controlable que disuelve los límites espaciales, hasta que las luces se apagan para la película.

Además de los siete teatros con sus 600 asientos, un amplio vestíbulo, dos bares y un mostrador entran también en este proyecto a gran escala.

Con una programación sofisticada y de culto, debates organizados y películas emitidas en versión original, el Delphi Lux está predestinado a ser el punto de encuentro de los cineastas berlineses.