“Todos deben tomar medidas agresivas si el mundo quiere evitar una crisis humanitaria y ambiental masiva”, apunta Bruno Rodríguez, un chaval de 18 años que fundó Youth for Climate en Argentina, su país de origen, responsable de menos del 1% de las emisiones globales anuales. “Necesitamos una transformación industrial radical”, añade.

Rodríguez es parte del movimiento climático que está ganando fuerza en todo el mundo, impulsado por los más jóvenes y por la clara evidencia de la aceleración del cambio climático que promete severos cambios en la meteorología mundial.

El cambio climático en números

En esta infografía, la revista Nature, documenta con datos reveladores la situación actual y la escala del desafío, que explora el uso de energía, la contaminación por dióxido de carbono y demás problemas climáticos. En un momento en que los países se comprometieron a reducir drásticamente los gases de efecto invernadero, los datos muestran que las emisiones anuales aumentaron un 2,1% en 2018, debido (en parte) al aumento de la demanda de carbón en lugares como China e India.

Cumbre sobre la Acción Climática

Ayer se celebró la Cumbre sobre el clima en Nueva York, organizada por Antonio Guterres (secretario general de la ONU) para acelerar la implementación del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Guterres hizo un llamamiento a todos los líderes para que acudieran a la cumbre para plantear planes concretos, siguiendo la directriz de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45% en los próximos 10 años y a 0 para 2050.

Días después de que empezara el #GlobalClimateStrike (y durante la cumbre), los líderes se reunieron para dar un nuevo impulso a los esfuerzos para frenar las emisiones de carbono, pero la realidad fue otra muy distinta que Greta ya había predicho: que no se entregaría ningún plan que se alineara con los recortes radicales en las emisiones de gases de efecto invernadero que planean los científicos para evitar un colapso climático.

El tono enfadado y emotivo de Greta dejó bien claro que “si elegís fallarnos, yo digo que nunca os perdonaremos”.

“Has robado mis sueños y mi infancia con tus palabras vacías”, dijo Greta a todos los líderes de la cumbre, quién llegó a EEUU en un barco impulsado por energía solar. […] “Estamos en el principio de una extinción masiva y de lo único que habláis es de dinero y de un cuento de hadas como es el eterno crecimiento económico”, dijo Greta.

Protagonistas del cambio

China, EEUU y Europa son los principales emisores de CO2, a pesar de que sus compromisos y previsiones de futuro son lo que los define. Climate Action Tracker (CAT), una organización formada por científicos y especialistas que evalúan si los países van camino de cumplir o no sus compromisos, están de acuerdo en que las emisiones de China pueden alcanzar su máximo en 2030, que cumpliría con su compromiso del pacto de París, pero eso no sería suficiente para mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2 grados; imprescindible para no sumirnos en el peor escenario posible.

Europa, con una quinta parte de la emisiones mundiales, ha conseguido reducirlas hasta un 20% desde 1990. Con este dato consigue cumplir su parte, pero sigue dependiendo demasiado del carbón.

EEUU, con las mayores emisiones per capita de todos, aunque habían bajado hasta 2018, volvieron a subir a partir de ese mismo año. Las políticas de Trump respecto a los gases de efecto invernadero, la negación del cambio climático y su salida del pacto de París, podrían ser el motivo de este aumento que auguran un futuro bastante pesimista para todos.

Si una cosa está clara es que de los planes no se vive. Es momento de pasar, de verdad, a la acción. Y, como dijo Greta, “os estaremos vigilando”.