El videojuego CYBERPUNK 2077 saldrá en algún momento de este año, y estamos como locas esperando y revisando material del más claro estilo cyberpunk: películas, libros, música. En general todas las VIBES que nos recuerden a lo que sueñen las ovejas eléctricas.

Hemos leído otra vez acerca de las películas HARDWARE (Richard Stanley, 1990), WILD PALMS (miniserie para la ABC, 1993: revolución de la Realidad Virtual, empresas que controlan los medios, políticas extremas, body hackind, drogas), STRANGE DAYS (Kathryn Bigelow, 1995), WORLD ON A WIRE (Fassbinder, 1973), TETSUO: THE IRON MAN (Tsukamoto, 1988), THE LAWNMOVER MAN (Brett Leonard, 1992), GHOST IN THE SHELL (Oshii, 1995), BLADE RUNNER (Ridley Scott, 1982); del videoclip de GESSAFELSTEIN, del tema ‘Pursuit’; de música , como el álbum ‘Cyberpunk’, de Billy Idol; de los videojuegos SHADOWRUN (1989), SNATCHER (1988: replicantes, un club que se llama Outer Heaven [guiño-guiño al Metal Gear], DEUS EX: HUMAN REVOLUTION (2011); de lecturas como la revista Mondo2000, el cómic de DC Comics, Transmetropolitan (Warren Ellis, 1999), los libros de Neal Stephenson, Snow Crash (1992) y The Diamond age (1995), así como la trilogía de William Gibson: Neuromancer (1984) (más abajo hablamos de la versión en videojuego, y hemos leído que Tim Miller, director de Deadpool, la adaptará al cine), Count Zero (1986) y Mona Lisa Overdrive (1988).

Vamos a hacer un repaso ultra rápido de las señas de identidad del cyberpunk. Subgénero de la ciencia ficción, juega continuamente con distopías del futuro. Enorme cantidad de tecnología, normalmente ligado a protagonista de un estilo de vida bajo. Comenzó siendo en los early 1980’s un movimiento literario liderado por Bruce Sterling, William Gibson, John Sherley, Rudy Rucker y Pat Cadigan, acuñándose el nombre de CYBERPUNK por primera vez por Gardner Dozois, en 1984. CYBER (redes informáticas) + PUNK (lo rebelde): suele llevar siempre a historias en las que la ciencia se estampa contra un cambio social o cultural. Una de las esencias del género, es que siempre sitúa a los hackers, Inteligencia Artificial o empresas en un futuro cercano, a diferencia de otro tipo de ciencia ficción, como la de Asimov o Herbert, que se sitúan en futuros ultralejanos y en otros planetas. Mezcla aspectos de cine negro y novela policiaca, lleva una prosa posmoderna, y se distancia muy mucho de los porvenires utópicos que pintaba la sci-fi de los años 40 y 50. Son futuros negros, oscuros, en los que siempre llueve y la ciencia ha escapado a nuestro control, provocando desastres y ciudades llenas de humo y de luces artificiales.

Efectivamente, este es el año cyberpunk. El 2019 es el año en el que se han basado varios referentes cyberpunk y culturales en los que el futuro roto y lleno de humo está infestado de tecnología turbia a manos de empresas peligrosas. Las políticas extremadamente opuestas, sin tintes grises, y una serie de distopías, nos llevan a ver un futuro más negro que el aceite de los churros de feria.

Queremos hacer un repaso de por qué este año, que comienza con demasiado frío, demasiada lluvia, exceso de clima descontextualizado, un poco Gondry, un poco aterrador, y pelín hipérbole, 2019, es importante que pensemos en el cyberpunk como referente cultural, y como punto de partida de muchísimas de las VIBES que veremos a nuestro alrededor: en libros, en música, en videojuegos (of course), incluso en pasarelas.

Qué tiene este 2019 de Cyberpunk

Música

DUA LIPA y su videoclip SWANG SONG, para la película ALITA: BATTLE ANGEL. Esta película, dirigida por Robert Rodríguez,  se estrenará el 14 de febrero, pero Dua Lipa ya ha sacado su canción Swan Song, que es el tema principal del filme. En el vídeo, Dua Lipa está ubicada en medio de la ciudad ficticia de Iron City, enclave de la película.

ROSALÍA y su videoclip DE AQUÍ NO SALES (Cap.4: Disputa): Diana Kunst & Mau Morgó  dirigen este vídeo repleto de influencias cyberpunk. Rosalía, ataviada con ropa propia de motociclismo del 2035, se adentra en la oscuridad de la Mancha, con su tropa de amigas, muy al estilo MIA en Bad Girls, ella con su moto (más Akira no puede ser), y luego con ellas en todoterrenos, en un rabioso cocktail entre la chica anti Emirates y la Grimes de Kill V Main. ¿Qué decir de su baby hair que luce cuando está dentro del agua, total vibe afroamericano? El cyberpunk del 2019 está mucho más fusionado que lo que anticipaban Gibson y sus secuaces. Que se lo digan a Paula Espuny, directora de arte de esta pieza. ¡Ah! Y otra cosa de la que no habíamos hablado es del aspecto feminista del cyberpunk del 2019. Más mujeres, más presencia femenina, tanto en el videoclip como en su puesta a punto en cada uno de los departamentos.

TAYLOR SWIFT y su videoclip de … READY FOR IT? Dirigido por Joseph Khan, no tiene mucho que ver con el universo usualmente rosa de la cantante, pero utiliza todo un pastiche de películas de estética cyberpunk hechas desde los años 1980. Taylor borra su antigua yo, y ahora es una replicante algo más oscura, vestida de negro y más fuerte que nunca. Cyberpunk para mostrarnos su nueva versión artística. Que te guste o no es otra cosa.

KELMAN DURAN y su segundo disco 13th Month: Si todavía no has oído hablar de este coloso, MAL. Dale al play y ve cómo suena el reggaeton de este productor dominicano, como si estuvieras haciendo twerk en 2045. La BSO  de una distopía de reggaeton en el Neo Tokyo. Efectivamente, arrastra la hauntología de la que tanto habla Mark Fisher, ecos del pasado que desconocemos, mantras latinos fantasmales, que dibujan un entorno totalmente oscuro, en el que jamás habríamos ubicado estos ritmos dignos de Don Omar en sus buenos tiempos. Una de las claves de por qué ese extraño sonido en este disco es que lo maduró durante una estancia en una reserva india de Dakota del Sur, Pine Ridge. Parajes oscuros, misteriosos, ecos de lo salvaje, de lo primitivo, fundido con un futuro que todavía no sabemos dibujar. Kelman Duran sabe lo que hace llamando a su segundo LP como el 13º mes del calendario lunar de la tribu Lakota (nativos americanos). Burial tomando mamajuana.

APHEX TWIN en el CEREMONIA19:El festival que se celebra el 6 de abril en  Toluca, México, contará con Aphex Twin (que por cierto, también compartirá escenario con Rosalía). Las malas (o buenas) lenguas comentan que su performance / actuación / locura de directo, será totalmente cyberpunk: llevará visuales de Weirdcore,  será una amalgama de lo retro , lo digital, lo analógico y los errores 404 y la belleza del glitcheado.

GRIMES siempre ha tenido una estética curiosa, tangente a lo medieval, el mundo de los elfos, a veces lo más pop del mundo, pero siempre ELLA. Hace unos días salió a la luzWE APPRECIATE POWER, uno de los temas de su nuevo disco. El vídeo subido en Youtube muestra una Claire Boucher de videojuego, con mayas, con arco. Siempre construyendo su mundo propio hasta el más mínimo detalle, esperamos algo muy potente Cyber-fairy core. Otro de los temas que va a sacar en este nuevo y esperado álbum, será su propia interpretación cyberpunk de la película india ‘Bajirao Mastani’ (Sanjay Leela Bhansali, 2015).

El videoclip del tema Kill V. Maim, del pasado disco Art Angels (2015), fue fuertemente industrial en cuanto estética de metros subterráneos, chaquetas de cuero, suciedad, trenzas, look de rave. Lo cual por cierto hilamos con el videoclip antes comentado de Rosalía, que tienen similitudes.

Danger days: The True Lives of the Fabulous Killjoys, de My Chemical Romance.Esto formó lo que fue el cuarto y último álbum de estudio de la banda emo adolescente, que se hicieron famosos por pintarse las famosas ojeras medio rojas, medio de resaca, medio de deadinside. Se publicó en el año 2010, y tanto su temática como sus posteriores videoclips, fueron ambientados en el año 2019, en una supuesta California futurista y postapocalíptica, en la que unos forasteros, llamados Killjoys combaten contra una corporación que controla la sociedad. Tres años más tarde, en el 2013, Gerard Way, vocalista y líder de la banda, publica un cómic que continúa la historia que comenzó en los videoclips.

Cine

ALITA: BATTLE ANGEL (Robert Rodríguez, 2019), sin duda, será la película mainstream cyberpunk del año. Basada en el manga GUNNM (AKA Hyper Future Vision GUNNM) de Yukito Kishiro, ha sido realizada y producida por gigantes del cine americano, tendremos película y críticas para rato.

AKIRA (アキラ AKIRA; Katushiro Otomo, 1988). En un Neo-Tokio bañado de estado policial y bandas rivales, todos tienen el objetivo de controlar a Akira, un chaval con poderes psíquicos. Motos, poderes polarizados, destrucción. Y muchos neones. Todo eso basado en 2019.

BLADE RUNNER (Ridley Scott, 1982): Replicantes, humo, neones, y Los Ángeles en 2019.

DARK (serie), aunque no tenga los elementos tan marcados de cyberpunk, juega con lo sobrenatural y está basada en el 2019. ¿Qué tiene este año que nos ha vuelto tan locos?

Arte

PLASTIC MURS es una galería de arte contemporáneo en Valencia. Ya mismo, el 1 de febrero, se inaugura una exposición colectiva, REAL FICTION, dedicada en exclusiva al mundo cyberpunk. Deih, Dhani Barragán y Jay Bisual nos proponen varias alternativas de una ficción distópica. Puedes verla hasta el 1 de marzo.

Hace poco salió una hipótesis de CÓMO SERÍA THE LEGEND OF ZELDA con estética cyberpunk. Luigi Lucarelli no solo diseñó la estética distópica de Link (cazadora similar al del protagonista de Cyberpunk 2077),si no que también ha creado un vídeo con el mundo adecuado, e incluso una posible banda sonora.

Videojuegos clásicos

NEUROMANCER (Interplay Entertainment, 1988). Basado en cierto modo en la novela de William Gibson (1984), plasma mundo diatópico y del ciberespacio. La banda sonora se inspiró en Devo, y OJO: los derechos del videojuego eran de Timothy Leary, el autor de ‘LSD Flashbacks’, la casi-Biblia de las drogas lisérgicas.

BENEATH A STEEL SKY (Revolution Software, 1994). Conocido como Underworld durante su desarrollo, es aventura gráfica.

INTERPHASE (The Assembly Line, 1989) Los desarrolladores de este juego utilizaron conceptos de NEUROMANCER. Es uno de los primeros videojuegos de first-person shooter. Mezclaba elementos 3D que formaban parte del entorno clave cyberpunk, con elementos 2D zoomeables.

RISE OF THE DRAGON  (Dynamix, 1990), aventura gráfica ubicada en una versión oscura y cyberpunk de Los Angeles en el año 2053 –claramente inspirada en la película de Blade Runner, no solo por la ambientación de L.A si no porque el protagonista se llama William ‘Blade’ Hunter, y su vestimenta es igual que la de Rick Deckard.

DREAMWEB (Creative Reality, 1994). Aventura gráfica muy violenta y caracterizada por sus planos cenitales. Un camarero de bar sueña acerca de su próximo objetivo: salvar el mundo del mal que intenta destruir la ‘dreamweb’ que separa el mundo real de las tinieblas y la oscuridad.

 ILLUSION CITY (1991). Aventura gráfica que hace continuas referencias a las drogas (¡se aumenta vida con ellas!).

I HAVE NO MOUTH AND I MUST SCREAM (The Dreamers Guild, 1995). Aventura gráfica basada en el cuento homónimo de Harlan Ellison, de 1968. Mundo diatópico donde AM (una IA) ha destruido toda la humanidad salvo a cinco personas, a las que ha estado torturando desde hace 109 años mediante aventuras metafóricas basadas en sus propias imperfecciones. El jugador debe lidiar con decisiones que comprometen la ética.

A su manera, Mark Fisher (1968 – 2017) ya nos había augurado que el futuro que nosotros pensábamos, ese futuro de Akira en moto atravesando Neo Tokyo con rayos láser y edificios muy altos y autopistas espídicas y de látex, no es y no será, y no está siendo tampoco. El futuro que esperábamos, se entrelaza y se lía en la misma caja de cables del presente, con Internet que nos pasa por delante, día sí y día también. A medida que avance el 2019, a medida que nos sigamos adentrando en el pasar de los días, lo más distópico que podremos ver será a Elon Musk con pitillos de táctel. Y creemos que eso tampoco ocurrirá. Eso sí, CYBERPUNK 2077 ESTARÁ EN NUESTRAS MESAS DEL SALÓN.