En el concierto de Drake en el Madison Square Garden (Nueva York) durante una pegajosa noche de verano, el artista eligió compartir el escenario con algo más que el rugido de 18.000 fans.

También hubo una manada de micro drones volando alrededor del rapero durante un par de canciones del concierto, que duró alrededor de dos horas.

El resultado fue espectacular, una nube de drones iluminando el espacio sobre él y completamente sincronizados con sus canciones Elevate y Look Alive. Flotaban alrededor del artista con luces brillantes, cambiando los colores de rojo a azul y de azul a blanco, como un enjambre de enormes luciérnagas centelleantes.

Un artista consolidado en Internet

Drake es un artista que se ha hecho más grande aún gracias a internet. De hecho, el último meme de su canción, In My Feelings, ha reinado todo el verano a través de los desafíos y los memes de un baile que se ha hecho viral.

Por eso no es tan sorprendente que el rapero incorporara este tipo de gadgets tecnológicos en sus giras. Lo que si es llamativo es que siga siendo uno de los pocos artistas en el escenario que lo hace, dada la popularidad que están adquiriendo estos dispositivos aéreos.

Uno de los pocos pero no el único

La compañía de drones Verity Studios también ha trabajado en actuaciones del Cirque du Soleil y Metallica. Pero el rapero canadiense representa un nuevo desafío, dice el fundador de Verity, Raffaello D’Andrea;

“Drake es tan bueno como podamos llegar a ser”.

La elaborada coreografía fue coordinada entre el equipo de producción de Drake y Verity Studios, una prometedora compañía suiza que cuenta con inversiones de Sony y Kitty Hawk; la nueva empresa de automóviles voladores del fundador de Google, Larry Page.

Las condiciones de vuelo de los drones son complicadas y varían según el lugar. Un concierto al aire libre tiene que lidiar con el clima, mientras que en interiores el problema está en la limitación del espacio. Volar sobre personas es una tarea difícil; un mal funcionamiento puede hacer que la máquina caiga en picado sobre la multitud. Por ello volaron únicamente alrededor del artista.

Un espectáculo muy techie

El trabajo de Verity para Drake requería 200 drones autónomos que se ensamblaron y enviaron en menos de 30 días. Según D’Andrea, el equipo realizó más de 40 cambios con el equipo de Drake para encontrar la actuación perfecta para el concierto.

Pero esta no fue la única sorpresa de la noche. En un momento del espectáculo el suelo se transformó en un gigante iPhone X con la interfaz del timeline de Instagram del artista. Y para rematar, el punto culmen del concierto lo protagonizó un Ferrari volador. ¿Cómo? Sí, un Ferrari amarillo apareció volando sobre la multitud convirtiéndose en el truco más innovador, tecnológicamente hablando.

El vanguardismo de Drake con el uso de drones autónomos y rigurosamente coordinados es solo el último ejemplo del creciente papel que desempeña la tecnología en el mundo del entretenimiento. En particular, los drones han sobrevolado eventos importantes como la Super Bowl o los Juegos Olímpicos, pero a medida que la tecnología de drones y la inteligencia artificial mejoren, veremos más gadgets voladores bailando junto a nuestros artistas favoritos.