En la política no hay colegueo ni respeto por el contrario. Y para ilustrar mejor la noticia de hoy creo que viene bien recordar una de la grandes anécdotas de Winston Churchill, el que fuera Primer Ministro de Inglaterra entre 1940 y 1945 por el partido conservador. Cuenta la leyenda que, en una ocasión, Churchill le preguntó por “sus enemigos” a su segundo y éste le dijo “¿te refieres al partido laborista?”, a lo que el Primer Ministro respondió “no, ellos son nuestros adversarios, nuestros enemigos son los de nuestro propio partido”.

Y esta anécdota, que demuestra el nivel de hostilidad de la profesión incluso entre compañeros, bien podría firmarla hoy el propio Joe Biden, miembro del partido demócrata americano, tras la última jugada que le ha hecho Donald Trump que, recordemos, sigue siendo el presidente del país más poderoso del planeta.

Pero, pongámonos en situación. Ahora mismo la carrera presidencial se encuentra en las primarias, ese momento en el que los candidatos demócratas y republicanos se presentan para liderar a sus partidos en las elecciones. Y en el partido demócrata se postula, entre otros, Joe Biden, el que fue vicepresidente de los EEUU con Barack Obama, y ahora uno de los favoritos a ser el próximo candidato demócrata de cara a la cita electoral de 2020.

Pues bien, Joe Biden se encuentra en plena campaña y una de sus primeras paradas importantes será Nevada, ya que en Iowa y New Hampshire la cosa no está muy boyante. Y, en vistas de poder ganar con olgura en Nevada, el impulso que necesita lo está buscando entre la población latina, para lo que el equipo de Biden creó el movimiento “Todos con Biden”. Hasta aquí todo correcto.

El problema es que a su equipo se le olvidó registrar la web, la página de Facebook y el Twitter oficial de la campaña. Y, ¿qué ha pasado? Pues que Donald Trump se ha adelantado y ha registrado tanto la web todosconbiden.com como las redes sociales de Twitter y Facebook, para hacerle la contracampaña y lanzarle un dardo envenenado difícil de esquivar.

Y, antes de darle tiempo al equipo de Biden para gestionar el error, la gente de Trump ha aprovechado para poner en éstas un “Oops, Joe se olvidó de los latinos”, seguido de un “Joe es todo palabrería”. Y, no contentos con esto, han añadido enlaces a la plataforma “Latinos For Trump” que está pensada para recaudar fondos para su carrera presidencial de cara a las próximas elecciones.

Con una firma en la parte inferior izquierda de la web que pone “Pagado por Donald J. Trump para la presidencia”, en los medios de EEUU se le da la autoría del troleo al equipo del actual presidente.

Si bien esto quedará como una anécdota, bien ejemplifica la encarnizada lucha que representa la política y como en Estados Unidos la creatividad y el marketing político está a años luz de lo que vemos en nuestro país. Es indudable que el equipo de Trump ha entendido los tiempos que corren y han ajustados sus acciones mediáticas a lo que parece funcionar: el meme, el zasca y el troleo.