Ha sido, como no, un empleado de Apple quien ha intentado, sin éxito, recabar más información de la que debía.

Según una investigación del FBI, Apple tiene a alrededor de 5.000 empleados de su plantilla trabajando o con acceso a un proyecto relacionado con vehículos autónomos. Así que si a alguno todavía nos quedaban dudas de si de verdad la compañía de Cupertino estaba trabajando en automción, por fin hemos visto nuestras dudas resueltas, no era un bulo.

Desde hace varios años se han estado escuchando cosas en Silicon Valley, Apple parecía estar trabajando en el campo de los automóviles autónomos. Pero pese a los rumores, el gigante tecnológico apenas se había pronunciado acerca de sus planes al respecto.

Todo este pastel ha salido al descubierto tras la detención de Xiaolang Zhang el 7 de julio tratando de volar a China, su ciudad natal. Su trayectoria en Apple comenzó en 2015 y su trabajo desde entonces estaba relacionado de forma directa con la tecnología de conducción autónoma que la compañía está desarrollando.

Pero, ¿por qué se arriesgó tanto Xiaolang Zhang?

Zhang diseñó y probó placas de circuitos para analizar datos de sensores en Apple y tuvo acceso a información secreta sobre su desarrollo de automóviles autónomos. En abril de 2018 informó a la compañía que se mudaba permanentemente a China para trabajar para la startup local enfocanda en tecnología autónoma para automóviles Xiaopeng Motors después volver  de su permiso de paternidad.

Los funcionarios de Apple informaron rápidamente a las autoridades sobre un posible robo, porque el supervisor de Zhang notó un aumento en las actividades de su red y descubrió que aumentaban el número de visitas mientras, en teoría, disfrutaba de su permiso de paternidad cuando se suponía que estaría en China. Además parecía haber tenido “una actitud evasiva durante la última reunión con sus jefes”.

La extrema confidencialidad de la compañía

Apple comunicó a través de un responsable de su compañía, Tom Neumayr, lo siguiente:

“Apple se toma muy en serio la confidencialidad y la protección de nuestra propiedad intelectual. Estamos trabajando con las autoridades en este asunto y haremos todo lo posible para asegurarnos de que esta persona y otras personas involucradas se hagan responsables de sus acciones.”

Y es que no es la primera vez que nos quedamos asombrados con las extremas precauciones que se toma la compañía de la manzana con cada uno de sus productos.

Es por esto que las consecuencias para el empleado no son peccata minuta. Se enfrenta, a lo que podría ser, hasta 10 años de prisión y una multa que llegaría a los 250.000 dólares.

Zhang ahora no sólo es acusado de robar información confidencial, sino también de no respetar el acuerdo de confidencialidad y propiedad intelectual que firmó al entrar a trabajar a Apple, donde además recibió capacitación con detalles que debían mantenerse en secreto.

Como para pararse a pensar dos veces si compensa, ¿no?