Ecovative, una empresa que fabrica envases biodegradables (por ejemplo para IKEA y Dell), ha anunciado que las mismas raíces de hongos que utiliza para fabricar los envoltorios de mesas y sillas, u otros tipos de objetos, podrían usarse para crear la próxima generación de carnes cultivadas en laboratorios. 

Ecovative está preocupada por el medio ambiente y las toxinas a las que nos exponemos diariamente en todas las cosas que tenemos a nuestro alrededor: muebles, sillas, paredes, etc. Hay empresas que buscan de qué manera se puede minimizar su impacto o sellarlas, pero pocos están tratando de eliminar esas toxinas por completo.

El problema de la textura de la carne

Pero dejando a un lado el problema anterior y cambiando radicalmente de tema, Ecovative ha descubierto una solución a un problema global en el que muchas empresas de cultivo de carne en laboratorios llevan tiempo luchado, aún teniendo éxito en el cultivo de células individuales de ganado en salchichas y hamburguesas; recrear la compleja estructura y textura de la carne. Por ello Ecovative está planeando una gran transición hacia los ámbitos de la carne cultivada en laboratorios.

‘Impossible Burguer’; una ‘hamburguesa’ basada en plantas hecha por la empresa ‘Impossible Foods’ de Silicon Valley, con el respaldo de Bill Gates.

Existen numerosos alimentos vegetales sustitutos de la carne, pero ninguno de ellos ha llegado a conseguir la textura de la carne real. Y ahí es donde Eben Bayer, cofundador y CEO de Ecovative y de la plataforma de biofabricación de micelio, MycoFlex, cree que el micelio (conjunto de hifas que forman la parte vegetativa de un hongo) junto con una mezcla de materiales agrícolas desechados (que fueron los que se convirtieron en los envoltorios ecológicos para IKEA y Dell) podrían ayudar a recrear esta textura y además, que su plataforma de diseño de micelio esté disponible para todos aquellas empresas que quieran producir carne vegetal con una tan lograda textura de carne real.

“La clave del micelio es hacerlo pasar de un organismo unicelular a una estructura 3D en el espacio”, dij Bayer a Business Insider. “Hemos estado cultivando células animales en él y han estado creciendo realmente bien”.

Si funciona, Ecovative y MycoFlex podrían ayudar a marcar el comienzo de los primeros productos sin sacrificio animal, con la textura y estructura de un filete convencional, aunque no está segura de cuál es el camino en el ámbito de la alimentación sostenible, ya sea con carne basada en células o con alternativas a la carne a base de plantas.

Taburete fabricado con tecnología MycoBoard de Ecovative.

“Este es el siguiente paso natural en esta evolución para usar productos naturales para hacer cosas”, dijo Bayer. “A medida que la biología avanza y la tecnología avanza junto a ella, verás a más personas desarrollando esta plataforma”.

Esta solución podría ser muy útil, no solo para aquellas personas que consumen productos veganos y para aquellas personas que añoran la textura de la carne, si no también para el futuro del planeta, donde producir carne cultivada en el laboratorio tiene un impacto ambiental mucho menor que el de la industria cárnica convencional.

¿Encontraremos próximamente la carne falsa con el sello de Ecovative en nuestros platos?