Este mes es tiempo de cambio. Algunos cambian de ciudad, otros de barrio y otro de país. Pero al final el fondo es el mismo: toca volver a empezar. Y viviendo en la era de la tecnología y donde todos estamos conectados, uno de los mayores quebraderos de cabeza es elegir el servicio de internet para nuestro nuevo hogar.

Los hay que necesitan irse a por el paquete extragrande con los 600 Megas y con todo incluido, al igual que los hay que no se calientan la cabeza y tira a por la mejor oferta, sin importarles la velocidad ni los demás servicios, sólo quieren conexión a internet y poco más. Pero también hay gente que se encuentra en el punto medio, los cuales no están seguros de saber qué necesitan o cuánto deben pagar por tener un servicio que les cubra sus necesidades.

Y para eso estamos hoy nosotros, para hacer una pequeña guía que os pueda orientar teniendo en cuenta el número de personas que haya en casa y el uso normal que le vayáis a dar a la línea de internet. Ah, y para entender mejor el artículo, os recuerdo que la nomenclatura que se utiliza en líneas y descargas funciona de esta forma: si contratamos un servicio de 100 Mbs tenemos unos 10 Mb/s de descarga real (se divide por diez, así de sencillo).

Una vez aclarado esto vamos con los posibles casos:

Uso básico: En casa sois dos y vuestro uso es para consumir, mayoritariamente, contenido audiovisual. Tenéis Netflix, HBO y Amazon Video y soléis ver bastantes series y películas, además de tener todo el día abierto Instagram y Youtube. Si este es el caso las buenas noticias es que el servicio de fibra óptica más barato os servirá sin mucho problema. Para que podáis manejar números, ver una película en Netflix en 4K con HDR (la máxima calidad que dependerá de si vuestra televisión es compatible) consume unos 2 Mb/s, y si a esto le sumamos que nuestro compañero de piso/pareja esté en la habitación viendo un vídeo de Youtube con el ordenador mientras chatea por Facebook y manda unos emails podría llegar a un consumo total de 4 o 4,5 Mb/s. Este uso, que se ajusta a una gran mayoría de usuarios se ve perfectamente cubierto con una línea de internet de 50 Mbs de fibra óptica y, como esta es la más básica que están ofreciendo las compañías Low Cost podríais ver vuestras necesidades de conexión cubiertas pagando tan sólo uno 20/25 euros al mes.

Uso medio: Ya no sois dos en casa, sino que compartís piso con tres personas más y entre parejas y demás líos, lo normal es que os juntéis cinco personas varias veces por semana. Aquí ya entran muchos smartphones en juego, seguramente dos o tres tablets y uno o dos televisiones. Pero volvemos a las necesidades del primer grupo, es decir, Instagram, Youtube, Netflix y demás aplicaciones de vídeo. Con este panorama, y si estáis dispuestos a pagar, lo inteligente sería contratar mínimo 100 megas y a ser posible 150/200 Mbs. Y es que, si bien con 100 megas no deberíais ir mal ya que las propias aplicaciones se autoregulan la calidad dependiendo del ancho de banda que tengan, con 150 o 200 megas os cubrís las espaldas en caso de que algún compañero se ponga a descargar archivos/juegos/películas mientras vosotros estáis en mitad de ver una película. Este caso también puede extrapolarse a una casa familia, donde los padres dos o tres niños en edad de utilizar ordenadores y smartphones.

Fibra optica Youtube

Uso avanzado: Ahora lo que hay en casa son gamers o autónomos que trabajan desde la calidez del hogar, así que vuestro uso ya no es básico ni intermedio, sino que utilizáis y exprimís la línea de internet cada día. Según mi experiencia -viviendo prácticamente sólo- se puede estar con 100 Mb/s, pero dependéis mucho de que en casa no haya nadie más tirando de internet con vosotros. Por eso, para estos casos, lo óptimo son los 300 Mb/s, algo que ya casi todas las compañías tienen y que no es demasiado caro. Con estos 300 megas podéis descargar juegos, subir vuestros trabajos al servidor de la empresa y tener a vuestra pareja viendo Netflix en 4K y HDR en el salón y no tendréis problemas. Y menos si tenemos en cuenta que ahora las conexiones son simétricas, así que podréis estar aprovechando de subir y bajar a 300 megas a la vez sin que haya conflictos en la línea, por lo que ver una película mientras jugamos y hacemos un directo en Twitch en alta calidad no es ningún problema para una línea de estas características.

Fibra optica Gaming

Y ahora habrá gente que me preguntará: ¿qué pasa con las líneas de 500 o 600 Mbs que empiezan a ofrecer las compañías? Y lo que os puedo decir es que, si bien son geniales y cubren las necesidades de cualquiera, tan sólo aquellos que bajen al día bastante gigas les merecerá pena. Para poneros un ejemplo yo esta semana he tenido que descargar unas 350 gigas de videojuegos para hacer pruebas de varios modelos de tarjetas gráficas que nos han mandado, y con mis 100 megas me he tirado un par de días descargándolos, cosa que con una línea de 600 Mb/s hubiese tardado como que unas 5 horas nada más. Sin duda la diferencia es muy grande. Y si vuestro uso se ajusta a esto creo que os merecerá la pena pagar el sobrecoste de una línea de tales prestaciones. Pero siendo sincero y llevando más de dos años trabajando desde casa, estos casos en los que necesitamos bajar estas enormes cantidades de gigas son muy poco comunes a lo largo del año.

Lo importante a la hora de seleccionar qué velocidad queremos es identificar qué tipo de uso le vamos a dar y qué tipo de usuarios somos porque así, además de elegir la velocidad correcta, seguramente nos ahorremos bastante dinero a final de mes. No os dejéis llevar por la publicidad, sed más listos que ella.