CryptoKitties es un juego que se estrenó hace solo unos días (el 28 de noviembre más concretamente) y ya se ha convertido en un negocio de alrededor de $1.3 millones en el que se venden gatitos virtuales de hasta $113.000.

Las criptodivisas ya han llegado a los juegos online y la gente se está volviendo loca con el boom de este ”Pokémon Go” del blockchain en las redes sociales. La diferencia clave entre CryptoKitties y otros juegos como Pokémon o Tamagotchi es que, a través de un mercado descentralizado, los usuarios pueden comprar o vender gatitos virtuales.

“Coleccionables, alimentables y adorables.” Así es como define Cryptokitties en su web a sus gatitos virtuales, para que cualquier usuario se haga con uno de ellos desde su nacimiento o lo compre a otro usuario que tenga a su minino en venta. ¿Cómo? Mediante criptomonedas, concretamente a través de la plataforma Ethereum.

CryptoKitties es uno de los primeros juegos basados en blockchain y, a pesar de llevar solo unos días en funcionamiento, el impacto de este juego está afectando a las criptomonedas. El factor viral del juego ha hecho que los precios fluctúen y el gato más barato del juego cuesta aproximadamente 0,03 ethereums (10,1€). Actualmente, más del 15% de todas las transacciones que se realizan en la plataforma ETH están ahora centradas en este juego, según informa TechCrunch.

¿Quién está detrás de CryptoKitties?

“El futuro es emocionante. Y creemos que Blockchain es el futuro, pero Blockchain es tan accesible como un montón de unos y ceros. Queremos un futuro para todos, no uno exclusivo para los mineros de Bitcoin, VCs, ICO y otros acrónimos igualmente divertidos,” dijo el equipo de CryptoKitties.

CryptoKitties ha sido desarrollado por AxiomZen, un estudio de diseño con sede en Vancouver y San Francisco, en Estados Unidos.

La moda del juego y la inflación de los precios de los gatitos pueden suponer para varios usuarios una oportunidad para apostar, para lucrarse, por la reventa. Aunque antes ya existían otros juegos similares como Rare Pepes que se inspira en el famoso meme de Pepe The Frog o  las CurioCards también basadas en blockchain.

Sí, es un hecho que hay gente para todo. ¡Miaaaaaaaaaau!