Hace apenas una semana os contábamos la última fiebre desatada en internet, gracias a los crecientes valores de las criptomonedas: Cryptokitties. En él, los usuarios crían y comercian con gatitos digitales utilizando contratos inteligentes basados en Ethereum.

De alguna manera, CryptoKitties refleja los altos valores que están alcanzando las monedas digitales como Bitcoin y Ether.

La startup canadiense, Axiom Zen, alcanzó los $12.000.000 gracias a algunos gatos un tanto particulares que se han vendido por más de $80.000. El valor de los gatitos digitales se basa en rareza y escasez, como cualquier otra criptomoneda en el mercado con un suministro monetario fijo.

Para lxs que no se hayan leído el post anterior, los CryptoKitties se generan por código y se reproducen gastando tokens Ether en contratos inteligentes que usan dos gatos base para crear uno nuevo. Así, cada gato nuevo es único y queda registrado en el libro público de Ethereum.

Otra de las cosas que se pueden hacer aquí es iniciar el secuenciador de ADN e intentar aislar los genes asociados con un rasgo específico. Sí, es todo muy loco.

Al mismo tiempo que el juego ha demostrado su gran popularidad y ha insinuado el mayor potencial de las aplicaciones impulsadas por la tecnología blockchain, dando lugar a una nueva ola de especulación de criptomonedas ha producido una ralentización de la red de Ethereum, hasta un 11%, según ha informado Motherboard.

La historia de Todd; una de muchas

Todd, un emprendedor y diseñador de software de 30 años de Austin (Texas) compró (en 2012) de 5 a 10 bitcoins, cuando el valor de cada moneda era un poco más de $10. Además, se interesó por Ether después de su aparición en 2015, y también compró ether el año pasado. En total tiene 21.5 bitcoin, 305 ether y un porcentaje menor en otras criptomonedas.

Volviendo a los CryptoKitties, que han permitido a los especuladores ganar mucho dinero si llegaban en el momento adecuado, también fueron una gran oportunidad para Todd, cuando compró un gato OldLace por 12 Ether (alrededor de $4.800 en el momento de la compra). Más tarde vio el valor del gato aumentar a aproximadamente 30 ether. “Hay una especie de barrera de entrada, a menos que tengas como 5 Ether para empezar, es bastante difícil entrar”, dice. “Es realmente difícil ponerse en marcha a menos que adquieras uno de los gatos más valiosos”. Actualmente, Todd tiene 35 CryptoKitties.

Pero no todo han sido buenas noticias para Todd. En su primer día, a finales de noviembre, equivocadamente compró un gato por 0.7 Ether que en realidad vañía 0.03. Por el momento ha gastado 30 ether en total, pero su Portfolio Kitty vale 99 Ether, una ganancia neta hipotética de $42.321.15, sin considerar las tarifas de transacción.

“Cuando intercambias monedas, hay muchos análisis técnicos que se incluyen en los gráficos, pero no hay gráficos con gatitos”, dice, explicando que a menudo toma decisiones basadas en la intuición.

Todd usa las Cryptokitties para mantener Ether, aunque no sea la manera más práctica. Aunque su negocio haya sido muy rentable, Todd está tratando de salir de la criptografía. Desde hoy solo posee 18 gatos y muchos de sus gatos están todavía en venta. La red aún es inestable y publicar listados es difícil, pues gran parte de la comunidad está preocupada sobre si el juego aún es rentable.

“Un gatito es solo otra forma de token, como sostener otra altcoin”, dice. “Simplemente no quiero tener tanto dinero en CryptoKitties”.

La historia de Todd es solo una de las muchas que hay alrededor de las monedas virtuales, y CryptoKitties es una nueva forma de intercambio disfrazada de uno de los animales más virales de internet.

Si después de esta historia te apetece probar o quieres entender mejor por qué la gente está comprando compulsivamente gatitos digitales, aquí te dejamos dos vídeos de YouTube que te lo explican todo:

¿Qué es CryptoKitties?

Tutorial para principiantes en CryptoKitties