• El pasado jueves 8 de marzo fue la preview en Madrid del nuevo God of War para PlayStation 4.
  • El juego llegará a nuestras consolas el próximo 20 de abril.
  • Al evento acudió Cory Barlog, director creativo de Santa Monica Studio, que contó su experiencia creando el juego más personal que ha hecho hasta el momento.

Cory Barlog

Hay muchas novedades en la nueva entrega de God of War para PlayStation 4. Cory Barlog, su director, no solo ha dejado atrás Grecia para inspirarse en la mitología nórdica, sino que nos muestra un Kratos más maduro y a su joven hijo Atreus.

“Han sido 5 años (de desarrollo) pero podrían haber sido 7”, dijo Cory al público cuando le preguntaron por los retos del desarrollo, “este es mi juego más personal”.  La vida del director creativo de Santa Monica Studios durante estos años de trabajo, alejado de su familia y en especial la distancia con su hijo, se percibe en la complicada relación padre-hijo que define este nuevo God of War.

A Kratos le espera mucho que hacer para mejorar su relación con su hijo Atreus

“El reto fundamental ha sido partir de un personaje que es un antihéroe y conseguir que la audiencia esté con él”.

El peso de los años es otro de los aspectos que enriquecen GOW. El Kratos de esta nueva entrega recuerda al Lobezno de Logan o al Batman de El regreso del señor de la noche de Frank Miller. Cory, que dice no haber visto Logan pero se declara admirador de los cómics de Old Man Logan, mencionó algunas de las obras que le inspiraron.

The Road, de Cormac McCarthy, Camino a la Perdición y el Clint Eastwood de Sin Perdón son algunos libros y películas que han servido de inspiración para este videojuego, que tiene un sistema narrativo ultra-cinematográfico. “Estamos viviendo un momento maravilloso para dedicarse a la industria de los videojuegos, donde estos ya no son una cosa de niños sino un formato más serio y artístico”.

El artista español José Daniel Cabrera Peña fue el encargado del concept design de God of War y una de las piezas clave de su desarrollo.

¿Cómo es el nuevo God of War?

Antes de nada quiero dejar claro que no soy un entusiasta de los hack and slash. Me gustan las animaciones, los guiones y el concepto detrás de casi todos, desde las sagas de Devil May Cry hasta Bayonetta, pero la jugabilidad siempre acaba aburriéndome. Los puzzles suelen ser un trámite, fácilesd de resolver, y la dinámica general consiste básicamente en combinar botones para reventar todo lo que se te acerque. Al cabo de 20 minutos matando bichos mi cerebro se pone a pensar en mi cesta de Amazon.

Dicho esto, God of War es un juego con una calidad visual insuperable, una atmósfera envolvente y uno de los personajes más carismáticos del medio.

ALERTA: SPOILERS

A partir de aquí voy a empezar a detallar algunos aspectos del juego que tratan la trama y la experiencia en sí. Si te da igual saber el funcionamiento y conocer algunos detalles de la premisa inicial, dale duro. Si no, espera a que salga y ven a leerlo cuando lo hayas jugado un rato.

God Of War Spoilers GIF - Find & Share on GIPHY

El plano secuencia

No he dejado de pensar en él desde que salí de la presentación. Cuando llegas a la pantalla inicial, descubres que God of War ya ha empezado sin ti. Kratos respira profundamente frente a un árbol, hacha en mano. Cuando seleccionas ‘jugar’ recibes la orden de pulsar R1 para blandir el hacha y asestar el primer golpe al árbol. Nunca más verás un cambio de plano. Al menos yo no lo vi en las más de dos horas y media que pasé jugando.

La cámara flota alrededor de Kratos y Atreus buscando el mejor punto de vista, pero no hay contraplanos, ni cortes de ningún tipo. ¿El motivo? Según Cory Barlog “la estupidez. Quería buscar un formato narrativo diferente y pensé que sería la mejor opción”. Las dificultades se hicieron notar desde el primer día de rodaje.

“Se convirtió en algo así como mi sueño, algo íntimo que mirase solo en una dirección. La primera vez que fuimos a grabar lo hicimos con 4 actores, atrezzo, un niño de 9 años y varias alturas. Me di cuenta de lo mala que era la idea.”

Pero no lo es en absoluto. Al contrario, es envolvente, elegante y jodidamente emocionante. Además, mola ver tan bien aplicada a un videojuego la técnica de clásicos cinematográficos como La Soga de Hitchcock o Birdman, que le dio el Oscar a Iñárritu. Por eso digo que God of War es más cinemático que nunca.

Su apartado visual

Hablar de gráficos en la PlayStation 4 es casi de perogrullo, claro que son increíbles. Pero los de God of War son de otro mundo. Kratos y Atreus parecen cobrar vida ante nosotros y el arte de José Daniel Cabrera ha sido fielmente trasladado al videojuego.

Por otro lado, la interpretación de el dios de la guerra es asombrosa. En la escena inicial, cuando Kratos enciende la pira fúnebre de su esposa, me vi emocionándome por su dolor. ¡Es mejor que muchos actores reales!

Cory Barlog dice haberse encontrado llorando en algunos momentos del juego y tras jugar me di cuenta de que no exageraba. El pathos de Lone Wolf & Cub y La Carretera se encuentran por todas partes, haciendo de GoW un juego mucho más rico que muchos otros hack n’ slash. Por otro lado, eché en falta más de eso en las primeras horas de juego. Es cierto que Cory dice que GoW llegará a las 25 horas así que, literalmente, me queda un 90% por descubrir.

Kratos y Atreus

La relación entre Kratos y su hijo es como los estatus de pareja en Facebook: es complicada. Kratos es duro con él y le exige más de lo que él mismo parece haberle dado. Le protege, pero a veces es como si quisiera que se fuese lejos para no tener que encargarse de él. Atreus hace lo posible por estar a la altura pero nada parece ser suficiente. A pesar de todo, este nuevo Kratos, mayor, con barba malasañera y un dolor que le sirve de motor para salir de su nueva vida, es un prota al que apetece seguir.

La mecánica de juego sigue siendo igual de fluida, con movimientos dramáticos y liquidaciones salvajes en el momento en el que los enemigos están aturdidos. Pero ahora no estaremos solos.

Kratos cuenta ahora con Atreus para los combates, algo que ayuda a que el chico no sea solo un estorbo. Además somos nosotros quienes controlamos algunas de sus acciones, disparando flechas a nuestros enemigos y aguantando solos el tirón cuando el chaval necesita recargar. Atreus también ayuda a Kratos a comprender las runas con las que se encuentran a lo largo de su aventura.

Lo que menos me gusta de GoW

Como decía, hay algo en el género que no me flipa, y aunque los gráficos, la atmósfera, el prota y la música hacen que me coma God of War con patatas, hay algunas alarmas que me saltan cuando juego.

Nada de lo que hace Atreus está a la altura de las expectativas de su padre.

Nula presencia femenina

Es curioso como a pesar de la riqueza imaginativa de God of War, parece que les resulta imposible crear personajes femeninos. A estas alturas, que la única mujer protagonista muera antes de que el juego siquiera empiece es un poco bajón y el juego acaba empañado de testosterona.

Hay un exceso de machirulez en GoW y, habiendo madurado tan bien, es una pena que en ese aspecto se haya quedado atrás. Insisto, quedan muchas horas por delante para darme en la boca, pero en estas primeras 2 horas y media la única mujer estaba muerta antes de que encendiese la consola. La propia relación entre ellos es una relación de lo más masculinizada y no podía evitar preguntarme si no habría sido un juego más impredecible y sorprendente su Atreus hubiese sido niña.

Extrema violencia

Bueno, ¿y qué esperaba? Es cierto, es God of War, no God of Pancakes, pero hay un punto en el que siento que un juego así tiene más que ofrecer. Cuando se le preguntó a Cory por la violencia en los videojuegos, dijo que en sus juegos ésta siempre tiene un porqué. Que nada es gratuito.

Sin embargo las animaciones sangrientas son precisamente uno de sus atractivos principales y más allá de matar con un hacha o a puñetazo limpio, no hay mucho más que hacer. Me hace pensar que esa es precisamente la definición de violencia gratuita.

La razón por la que me da pena es que me parece que esta entrega era un buena oportunidad para ir más allá. Kratos no solo lucha contra bestias mitológicas, está luchando contra sus demonios internos y quiere que su hijo sea mejor que él. Le frustra transmitir ese legado a Atreus. Sin embargo su hobby es desmenuzar a todo lo que se le acerque delante de sus ojos. Aunque hay tráilers en los que parece que Atreus influirá en su padre a lo largo del juego, estas primeras horas no me lo han dejado ver.

Guay, puede ser divertido, pero yo estoy en otras y creo que la industria, poco a poco, también.

God of War estará disponible en exclusiva para PlayStation 4 a partir del próximo 20 de abril.