¿Cuánto tiempo pasas en Instagram, Twitter, Facebook, TikTok o Netflix?

Las vacaciones no solo son para olvidar el trabajo que nos da de comer, sino para hacerlo también de otro trabajo que nos hemos impuesto: la conexión constante con todo a través de la tecnología.

¿De qué sirve estar en lo alto de una montaña frente a unas vistas increíbles, si estamos con los ojos clavados en la pantalla de nuestro móvil editando la foto que acabamos de hacer? ¿De qué sirve estar tomando el sol en una paradisíaca playa escondida en uno de los rincones de nuestro planeta si estamos constantemente comprobando si nos ha llegado algún correo?

Para muchos, desconectar de la tecnología es más difícil que desconectar del trabajo, pues el primero es un trabajo constante, diario, sin horario y, aparentemente, mucho más gratificante. Pero en realidad, ¿te has parado un momento a pensar cuánto más feliz te hace ver a esa persona que conociste una vez en un concierto, ese modelo que tanto te gusta o, sin ir más lejos, a tu vecina de vacaciones en Tuvalu?

Tristan Harris, ex Design Ethicist de Google, fundó el Center For Humane Technology, cuya misión es “realinear la tecnología con la humanidad”.

Hoy día, las plataformas tecnológicas buscan extraer la máxima atención de las personas provocando adicción, aislamiento social, ira, desinformación y polarización política que acaba degradando a los humanos. Por ello, en la web se pueden encontrar recomendaciones para tomar el control de la situación y, con unos sencillos pasos, convertir nuestros Smartphones en “Dumbphones”.

Te contamos paso a paso los 8 puntos para revertir el control que tiene tu Smartphone sobre ti.

Desactiva todas las notificaciones

Las notificaciones aparecen en forma de puntos rojos luminosos porque el rojo es un color de activación que instantáneamente atrae nuestra atención. Además, en muchas ocasiones, los teléfonos móviles tienen (por defecto) activada la vibración para atraernos de nuevo a apps en las que no necesitamos estar.

Ve a Configuración>Notificaciones y desactiva todas las notificaciones, Pop-Up, etc. exceptuando las que quieras recibir notificaciones.

Cambia a escala de grises

Los iconos de colores ofrecen recompensas brillantes a nuestro cerebro cada vez que desbloqueamos el teléfono. Configura tu dispositivo en escala de grises para eliminar esos refuerzos positivos. ¡Te sorprenderá lo mucho menos que usas el teléfono!

Ve a Configuración>General>Accesibilidad>Acceso directo de accesibilidad (parte inferior)>Filtros de color. Haciéndolo de este modo te permitirá que, cuando presiones 3 veces el botón de inicio del teléfono, desactivarás o activarás el modo en escala de grises para cuando necesites.

Intenta mantener tu escritorio solo con herramientas

Cuando desbloqueas el teléfono, ¿abres aplicaciones sin pensar porque son lo primero que ves?

Limita la pantalla de inicio a solo herramientas: Cámara, Calendario, Notas, Maps, etc. y mueve resto a otras páginas secundarias y organizadas en carpetas.

Busca las aplicaciones escribiendo sus nombres

Haz Swipe hacia abajo y escribe el nombre de la app que quieres abrir en lugar de dejar los iconos de estas en la pantalla de inicio. El acto de tener que escribir te da el tiempo suficiente para que te plantees ¿realmente quiero hacer esto?

Android: usa la barra de búsqueda en la pantalla de inicio.
iOS: desactiva las sugerencias de Siri entrando en Configuración>Siri y Buscar>Sugerencias de Siri para desactivar.

Carga tu dispositivo fuera de la habitación

Carga tu teléfono en otra habitación y haz que tu despertador suene lejos. De esta forma podrás despertar sin que lo primero que cojas antes de levantarte de la cama sea tu Smartphone.

Elimina las redes sociales

Si todavía quieres usar menos tu Smartphone, elimina todas las apps de Redes Sociales: es la forma más fácil de desengancharte de tu dispositivo. Si eres de los/las que las usan en el ordenador, empieza por eliminarlas de ahí.

Dato: puedes eliminar la app de Facebook y seguir recibiendo algunas características específicas como Facebook Messenger para mensajes y “Local” para eventos.

Envía mensajes de audio o haz llamadas en vez de enviar mensajes de texto

Estudios demuestran que es muy común malinterpretar los mensajes de texto. La voz es rica en tono y menos vulnerable a las malas interpretaciones. Grabar mensajes de voz es más concreto, rápido y menos estresante que escribir todas y cada una de las letras de una palabra, y no requiere la atención visual completa.

Si mandas más audios, no te desesperes si tardan más en responder. Un audio no se puede escuchar en cualquier sitio y circunstancia y, por ello, es probable que se tarde más en obtener una respuesta.

Usa el atajo de mensajes de texto y la reacción rápida

En iOS, mantén presionado un mensaje de texto y verás que se despliega un menú de reacciones rápidas. Esta forma es más rápida para dar una respuesta y puede añadir algo de contexto, proporcionando una emoción que a menudo se transmite en silencio en una conversación real, cara a cara.