Hay algo que está claro, y es que cuando las circunstancias lo necesitan los seres humanos podemos ser extraordinarios. Por eso mismo, algo que suele llevar entre uno o dos años, en Wuhan (China) han decidido darse de plazo tan sólo 10 días. ¿Por qué? Porque la situación lo requiere y porque hay vidas en juego.

Todo esto seguro que os suena, pero si ya os digo coronavirus estoy convencido de que os habéis ubicado. Este virus, del cual la OMS ha decido elevar la alerta hace unas horas a emergencia global sanitaria por su gravedad y por su fácil contagio, está llevando a que países y empresas colaboren para intentar frenarlo, curarlo y erradicarlo.

Gobierno popular chino, Huawei, Xiaomi… todas estas instituciones están trabajando para ayudar. En el caso de Huawei y Xiaomi, por ejemplo, han mandado cientos de cajas a la zona con mascarillas y termómetros inteligentes. Además de este material, también han colaborado en el despliegue de antenas para dotar de una conexión 5G estable en la zona ante la avalancha de datos que están sufriendo las infraestructuras de telecomunicaciones.

coronavirus wuhan xiaomi

Y no se queda ahí la cosa, ya que Xiaomi ha creado dentro de una app propia una tarjeta informativa que va dando noticias sobre el coronavirus para que sus usuarios estén bien informados. Sin duda, en estas situaciones extremas se demuestra que la tecnología puede ser muy positiva y, sobre todo, necesaria.

Pero a lo que íbamos (que nos vamos por las ramas), lo verdaderamente extraordinario de todo esto es que desde el Gobierno chino se ha dispuesto construir un hospital para 1.000 pacientes en tan sólo 10 días. Lo que es una proeza a todos los niveles si tenemos en cuenta que eso son unas 50 veces más rápido de lo habitual. Pero es que la prisa apremia.

Hospital Wuhan Coronavirus

La construcción del hospital comenzó la semana pasada y para el día 2 de febrero debería estar terminado. Pero no se abriría hasta el día 5 del mismo mes, ya que una vez acabado tocará equiparlo de toda la tecnología necesaria para tratar este contagioso virus.

Con más de 130 muertos por el Coronavirus y casi 6.000 casos confirmados el Gobierno chino decidió mandar todo el apoyo logístico a la ciudad de Wuhan, epicentro de la infección, y donde viven 11 millones de personas.

La respuesta de China ante este caso ha sido inmediata y muy contundente, ya que se está jugando su prestigio internacional, con el puesto de segunda potencia mundial y en mitad de una guerra comercial interminable con Estados Unidos. Y, sin duda, los medios los tienen y están presumiendo de ellos.

La construcción del hospital exprés ha sido tan anunciada y se le ha dado tanta cobertura que se ha convertido, en sí mismo, en un fenómeno social, habiendo decenas de canales en Youtube que están emitiendo sus progresos, pudiendo ver en directo como avanzan las obras.

Ahora mismo hay 17 países que han confirmado al menos un caso dentro de sus fronteras y la OMS ha pedido a todos los gobiernos que no se tomen a broma el coronavirus pero, por fortuna, muchos médicos y científicos han querido rebajar la histeria, ya que la facilidad del contagio y la mortalidad es bastante más baja de lo que nos han querido vender.

Sin duda las nuevas tecnologías permiten poder reaccionar de forma inmediata y efectiva ante casos extraordinarios, como el que ahora vivimos, permitiendo localizar y luchar contra enfermedades que, años atrás, de verdad hubieran supuesto un peligro internacional para la salud de todos.