Llevamos ya un tiempo hablando de Bitcoin, la criptomoneda más famosa del mundo pero es la única. Lo importante es como funciona una criptomoneda: Es “una moneda cuya generación de unidades y el traspaso de fondos son regulados por técnicas de cifrado, permitiendo operar independientemente de un banco central y funciona por blockchain. Si no te ha quedado claro (algo muy habitual) no te preocupes, nosotros te lo explicamos como si tuvieses 5 años.

A pesar del gran éxito que ha cosechado el Bitcoin desde su creación en 2009, muy pocos gobiernos o grandes empresas de todo el mundo han apostado firmemente por este nuevo tipo de dinero, al menos a nivel oficial. El primer país que se ha lanzado a hacer una prueba real ha sido China. El banco central chino ha creado un prototipo de moneda que podría entrar en circulación en un futuro próximo, en paralelo al Yuan. Pretenden generar posibles situaciones ficticias y realizar transacciones falsas a modo de prueba para ver si su funcionamiento es tan eficiente y válido como el Bitcoin.

Criptomoneda china. Foto AFP

El Yuan podría tener los días contados. AFP

Los beneficios potenciales del desarrollo de una moneda digital son enormes, especialmente en un país como China. Por ejemplo, al estar basada basada en Blockchain, tiene la capacidad de disminuir las tasas de fraude, la falsificación, y la corrupción – una gran preocupación para el gobierno actualmente. Además, disminuiría el coste de las transacciones y, por lo tanto, haría que los servicios financieros sean más accesibles, lo que sería de gran ayuda para los millones de personas que no tienen relación con los bancos convencionales en la China rural. Por último, haría que la moneda fuera más fácil de obtener, lo que aumentaría la tasa de transacciones internacionales, permitiendo más operaciones y un crecimiento económico más rápido. Todo ventajas y ningún inconveniente.

La moneda por blockchain parece imparable

Aunque el enfoque experimental de China para simular el uso de una criptocurrencia autodesarrollada es la primera apuesta por un estado, otros países e instituciones han hecho avances en esa dirección también. Más de 260.000 tiendas en Japón comenzarán a aceptar Bitcoin como moneda de curso legal este verano, y grandes bancos como Santander han anunciado planes para desarrollar un sistema de criptomoneda.