China quiere liderar la carrera de los vehículos completamente autónomos. Para impulsar su posición como líder en el sector, el país está construyendo una carretera de de 62 millas (100 km) con carriles especiales y exclusivos para la circulación de vehículos autónomos y semi autónomos.

Según ha anunciado FutureCar, la autopista conectará Beijing y la nueva área de Xiongan en la provincia de Hebei, y estará lista para  2020. La carretera tendrá sensores inteligentes a lo largo de los carriles, una instalación de peaje inteligente para facilitar los pagos en peajes. La velocidad máxima permitida será de 38 a 45 km/h.

Esta iniciativa también ha surgido para ofrecer a los coches autónomos la posibilidad de acceder a las condiciones de tráfico reales y, la decisión del carril separado, para que estos puedan circular y ser probados sin poner en peligro la vida de los conductores humanos, aun estando todavía la tecnología de este tipo de vehículos limitada.

Según un informe reciente, para 2020 la mitad de los coches nuevos en China tendrán algunas funciones autónomas y, sin duda, la creación de carriles para este tipo de vehículos fomentará la popularidad de estos.

El año pasado, el país estableció normas para probar este tipo de vehículos en el país. A pesar de que la mayoría de las compañías tuvieron que realizar las pruebas en áreas designadas, el gigante de búsquedas chino Baidu obtuvo permiso para probar los vehículos autónomos en las calles de la ciudad. Otras grandes tecnológicas como Tencent y Alibaba también están trabajando en plataformas de este tipo.

Un estudio realizado por KPMG publicado a principios de este año, sugiere que China ocupa el puesto número 20 en el Índice de Preparación de Vehículos Autónomos. Además, el informe también indica que la clasificación de un país puede mejorar drásticamente si hay un gran número de empresas locales trabajando en la tecnología de vehículos autónomos.

Un informe de McKinsey del año pasado señala que la industria de vehículos autónomos de China podría recaudar hasta $500 mil millones para 2030 en ventas y servicios de automóviles.

Con la construcción de carriles para automóviles autónomos, el sector taxi podría ofrecer viajes rápidos y perfectos para el consumidor sin necesidad de preocuparse por los costes de los conductores.

Si bien es cierto que algunos estados norteamericanos han mostrado interés en la construcción de este tipo de carriles, todavía no hemos visto que hayan dado el paso decisivo. En el caso de que China logre completar este proyecto a tiempo, mostrará al resto del mundo que está listo para liderar este sector.