Según informa Bloomberg, China, el mayor mercado de juegos, no ha aprobado ninguna licencia de videojuegos desde hace al menos cuatro meses.

¿Por qué?

Parece ser que se debe a la reciente reorganización del gobierno del presidente Xi Jinping, informa Bloomberg. En el artículo también consideran que podría deberse al miedo entre los burócratas a tomar la iniciativa en un país donde los videojuegos siguen teniendo un estigma en cierta parte de la sociedad como causante de conductas violentas y adicción a las apuestas.

Para nadie es un secreto que China tiene medidas de regulación bastante estrictas en cuanto a videojuegos. Pero esto supone un duro golpe para la industria, lo que se refleja de buena manera en la caída en las ganancias de Tencent, una de las empresas con mayor presencia en el mercado Chino.

De hecho, Tencent se ha visto forzada a suspender la publicación en China de Monster Hunter World porque no han podido conseguir la licencia del gobierno. Aunque fuera de China la compañía es conocida por su expansión y adquisición de estudios occidentales, en China es la principal distribuidora y editora de títulos externos, como en los casos de Activision Blizzard, Electronic Arts y Capcom, que también están bloqueadas.

¿Cómo afecta esto a la industria del entretenimiento?

Con el interés de que el gobierno mantenga control sobre el contenido en línea, todo videojuego está parado hasta recibir su aprobación. Se trata de un ambiente que siempre ha llamado la atención de los funcionarios por su asociación con la violencia, sexo y la adicción, y, de la misma manera, tienden a quebrar algunos valores socialistas.

Tanto la Administración de Radio Nacional y Televisión como el Ministerio de Cultura y Turismo del país han modificado sus procedimientos para aprobar licencias, volviéndolos más rigurosos. De la misma manera, ambos organismos han sufrido una restructuración de personal en el último año, lo que dificulta también cualquier progreso.

El juego más grande del año, el Fortnite, ni siquiera es accesible online en este momento allí. Según Bloomberg, esto está teniendo un efecto cadena, y el parón chino sería el responsable de la bajada en el valor de las acciones que están experimentando muchas compañías del sector, sobre todo japonesas, como Capcom (-2,7%) o Konami (-4,2%).

Por el momento, China no ha dado ninguna explicación y, tal y como parece, el futuro de los videojuegos en el país sigue siendo incierto.