CST-100 Starliner (Crew Space Transportation) es una cápsula para transportar tripulación a la Estación Espacial Internacional (ISS) que forma parte del programa de desarrollo comercial de la NASA, construida por Boeing en colaboración don Bidelow Aerospace.

La cápsula tiene un diámetro de 4,56 metros (ligeramente mayor que el módulo de mando Apolo y más pequeño que la cápsula de Orión) y consiste en un apoyo para equipos grandes de hasta 7 personas, diseñado para ser capaz de permanece en órbita durante siete meses con una reutilización de hasta 10 misiones, además de ser compatible con varios vehículos de lanzamiento: Atlas V, Delta IV, Falcon 9 y Vulcan. Tiene previsto su primer vuelo sin tripulación en junio de 2018 y el primero con tripulación para agosto de ese mismo año. El vehículo de lanzamiento inicial sería el Atlas V, lanzado desde SLC-41 en la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, Florida.

Pero la noticia de hoy no es esta, es que Boeing ha dado a conocer el diseño del nuevo traje espacial, Boeing blue, que usarán los astronautas durante las próximas misiones en el CST-100 Starliner. Los trajes fueron mostrados a través de de un Facebook Live en las instalaciones de Boeing, en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida.

El traje tiene un elegante color azul  ha sido diseñado para mejorar la funcionalidad, comodidad y protección de los astronautas. es más delgado y un 40% más ligero que los trajes anteriores, detalle que los distingue de los voluminosos trajes espaciales blancos que usan los astronautas de la NASA durante las caminatas espaciales. La razón es porque ha sido ideado para usarse solo en el interior del Starliner y mejorar la movilidad presurizada. Además, mantendrá a los astronautas en mejores temperaturas gracias a unos respiraderos que permiten que el vapor de agua salga del traje mientras que el aire bueno se mantiene.

Los guantes son compatibles con pantallas táctiles de las tablets incorporadas en la nave.  mientras que las botas son . Las botas también son más ligeras, plegables, transpirables y antideslizantes. El diseño del casco también es único, hasta ahora grande y pegado al resto del traje con un gran anillo al cuello de metal, mientras que el nuevo es mucho más pequeño, blando y con una visera ancha de policarbonato para dar al pasajero una visión periférica mejor a través de su viaje a y desde el espacio, además de incorporar un auricular que les permitirá comunicarse con el control de tierra.

Pero de momento todavía tendrá que pasar un tiempo hasta que veamos a astronautas vestidos de Blue Boeing, aunque se suponía que los primeros vuelos tripulados del programa iban a llevarse a cabo este año, la iniciativa ha experimentado algunos retrocesos con el financiamiento y por eso nos va a tocar esperar. Eso les dará tiempo a seguir entrenando con esta nueva vestimenta para los futuros viajes a la ISS.

Ahora solo nos queda esperar para ver como serán los trajes espaciales que usarán los astronautas de Crew Dragon, la otra compañía dentro del programa de tripulación comercial Space X de nuestra persona favorita; Elon Musk.