Son muchas las personas que se están exprimiendo el cerebro para encontrar la fórmula que salve a las abejas. Las abejas se están muriendo y necesitan (tanto ellas como el resto de habitantes de este planeta) que esto deje de ocurrir.

Los científicos siguen sin tener del todo claro qué es lo que las está matando, pero lo que sí parece es que una de las causas es el agotamiento. Solo en Polonia, de 469 especies de abejas 222 están al borde de la extinción.

Ejemplo de colmenas urbanas ubicadas en Oslo por el Estudio Snøhetta.

La urbanización e industrialización del terreno podría ser la causa de que las abejas mueran de agotamiento, ya que tienen que recorrer enormes distancias para encontrar polen.

Algunas de propuestas que se han puesto sobre la mesa han sido refugios y colmenas urbanas, pero eso supondría una gran inversión que para muchos no es rentable (hasta que sea demasiado tarde y se den cuenta de las consecuencias).

Las abejas necesitan estaciones de servicio

Eso es básicamente lo que las abejas necesitan; un lugar donde recargar las pilas y es, precisamente, lo que Bee Saving Paper propone.

La idea surgió en 2017 y esa misma primavera empezaron a experimentar con artesanos y apicultores para desarrollar el concepto.

Malgorzata Lasocka, una artesana del papel y propietaria de Manufaktura Papieru Czerpanego w Kobylce en Polonia, se ha unido junto a otras cuatro personas, ex creativos de la agencia de publicidad Saatchi & Saatchi para crear un papel hecho con una pulpa que contiene un tipo de glucosa rica en energía (conocida como ‘fondant para abejas’) usada por los apicultores para alimentar a las abejas durante el invierno.

“Hacer el papel fue un experimento en sí mismo, y nos llevó mucho tiempo resolverlo”. “Después de anunciarlo, recibimos una gran cantidad de correos electrónicos de personas interesadas en comprar nuestro periódico, por lo que convertimos [nuestra idea] en una empresa nueva”.

dice la cofundadora, Malgorzata Lasocka.

Crédito: Diana Macesanu

Esta glucosa se disuelve en la pulpa de papel y, gracias a sus propiedades químicas no pega el papel. Con tan solo 1lb de esta sustancia se puede alimentar a varios miles de abejas.

¿Dónde se colocan estos papeles?

Al equipo se le ocurrió una inteligente manera de ubicar las ‘paradas de descanso’, como si de una señal de tráfico se tratara.

Cuando una abeja mira un campo de flores ve una especie de paisaje impresionista de pequeños círculos que solo son visibles en el espectro de la luz ultravioleta.

Rudbeckia en luz visible y visión de abeja simulada. Se utilizó una combinación de filtros para replicar la sensibilidad (ultravioleta, azul y verde) del ojo de una abeja melífera.

El equipo imprimió círculos en el papel usando tinta UV invisible que imita las mismas cualidades, invisibles para el ojo humano. De esta forma, los círculos atraerán la atención de las abejas y estas descubrirán que las hojas de papel están llenas del delicioso ‘fondant’.

El equipo también incrustó semillas de Lacy Phacelia, una planta que produce la flor favorita de las abejas. De esta forma, si el papel acaba cayéndose al suelo, las semillas se convertirán en plantas que podrán, a su vez, alimentar a las abejas.

Crédito: Paul Illsley

¿Cómo se propaga este papel?

Su intención es comercializar el periódico a escala global desde Polonia. Be Saving Paper podría ser un sistema idóneo para muchos usos: embalaje de alimentos, mangas de café (de esas que pones cuando te compras un café On The Go para no quemarte las manos), multas de tráfico, bolsas, papel para escribir o incluso vajilla para picnic. Básicamente cualquier cosa que esté hecha de papel podría hacerse con Bee Saving Paper y, de este modo, si lo lanzas a un cubo de basura o, incluso lo dejas en en campo, al ser biodegradable y un alimento para las abejas cumpliría al 100% su función: alimentar las abejas y la tierra.

El producto ya ha sido probado con éxito en el campo imprimiendo y diseñando todos los envases para Lukasz Kaczorowski, un apicultor polaco que perdió el 95% de sus colmenas. Para él son tan importantes todas las abejas que, de hecho, el nombre de su miel es: Every Bee Matters.

La extinción de las abejas provocaría la extinción de muchas plantas, que a su vez erradicaría otras especies animales que se alimentan de ellas, para después acabar con otras especies animales que se alimentan de los animales anteriores. Así sucesivamente, provocando una catástrofe ambiental que no podemos permitirnos. Be Saving Paper parece una bocanada de polen fresco (lo siento por los alérgicos) para la supervivencia de los antófilos.