Un equipo de investigadores de la Universidad de Purdue (West Lafayette, Indiana, EEUU) ha desarrollado una tecnología que podría proporcionar un método de recarga instantánea de forma segura, asequible y respetuosa con el medio ambiente para recargar baterías de vehículos eléctricos e híbridos mediante un proceso rápido y fácil (similar al abastecimiento de gasolina en una estación de servicio).

Este nuevo sistema aceleraría el proceso de adopción de vehículos eléctricos e híbridos al eliminar el tiempo de recarga, además de reducir la necesidad de una nueva infraestructura para apoyar las estaciones de recarga.

John Cushman, profesor de ciencia atmosférica y planetaria, profesor de matemáticas en Purdue y cofundador de Ifbattery LLC empresa para el desarrollo y comercialización de la tecnología, presentó las conclusiones de la investigación en Rotterdam (Países Bajos) como “reacciones de Redox en fluidos inmiscibles (que no se mezclan) en los medios porosos -en aplicaciones de baterías sin membrana”.

“Las ventas de vehículos eléctricos e híbridos están creciendo en todo el mundo y la popularidad de compañías como Tesla es increíble, pero sigue habiendo fuertes retos para la industria y los consumidores de automóviles eléctricos o híbridos”, dijo Cushman. “El mayor desafío para la industria es prolongar la vida útil de la batería y la infraestructura necesaria para cargar el vehículo. El mayor obstáculo para los conductores es el compromiso de tiempo para mantener sus coches totalmente cargados”, añadió.

“El diseño y construcción de suficientes estaciones de recarga requiere un desarrollo masivo de la infraestructura, lo que significa que el sistema de distribución y almacenamiento de energía está siendo reconstruido a un coste enorme para acomodar la necesidad de una recarga local continua”, dijo Eric Nauman, segundo cofundador de Ifbattery y profesor de ingeniería mecánica, ciencias médicas básicas e ingeniería biomédica. “Ifbattery está desarrollando un sistema de almacenamiento de energía que permitiría a los conductores llenar sus vehículos eléctricos o híbridos con electrolitos de fluidos para reenergizar los fluidos de las baterías gastadas de manera similar al reabastecimiento de combustible de sus tanques de gas”.

Un sistema rápido y limpio

Los fluidos de la batería gastada o electrolito podrían ser recogidos y llevados a una granja solar, una instalación de turbinas eólicas o a una planta hidroeléctrica para recargar.

“En lugar de refinar el petróleo, las refinerías reprocesarían los electrolitos agotados y en lugar de dispensar el gas, las estaciones de abastecimiento de combustible distribuirían una solución de agua y etanol o metanol como electrolitos fluidos para impulsar los vehículos”, dijo Cushman. “Los usuarios podrían devolver los electrolitos gastados en las gasolineras, que luego serían enviados a granel a granjas solares, instalaciones de turbinas eólicas o plantas hidroeléctricas para su reconstitución o recarga en el electrolito viable y reutilizadas muchas veces. Se cree que nuestra tecnología podría ser devuelta casi en su totalidad a la mayoría de los sistemas de tuberías subterráneas, ferrocarril y sistema de entrega de camiones, gasolineras y refinerías”.

Los coches eléctricos que usaran esta tecnología llegarían a la estación de reabastecimiento, depositarían los fluidos gastados para recargarlos y “se llenarían” como un automóvil tradicional

Mike Mueterthies, profesor de doctorado de Purdue, asistente de investigación en física y tercer cofundador de Ifbattery, dijo que el sistema de batería de flujo hace que el sistema Ifbattery sea único. “Existen otras baterías de flujo, pero somos los primeros en quitar las membranas, lo que reduce los costos y prolonga la duración de la batería“, dijo Mueterthies. “La acumulación de suciedad en las membranas puede limitar el número de ciclos de recarga y es un contribuyente conocido a muchos incendios de baterías”, dijo Cushman. “Si los componentes de la batería son lo suficientemente seguros como para ser almacenados en una casa familiar, son lo suficientemente estables como para cumplir con los requisitos de producción y distribución y son rentables”.

¿Cuánto habrá que esperar para poder usar este sistema de recarga? Queda claro que los materiales de fabricación son baratos y abundantes, pero los investigadores necesitan aún más financiación para completar la investigación y el desarrollo para así poder empezar a producir baterías en masa.