Saturno suena y da miedo. Las ondas de radio, monitorizadas por la sonda espacial Cassini, están estrechamente relacionadas con las auroras cerca de los polos del planeta. La detección de estas emisiones de radio empezaron en abril de 2002, cuando la sonda se encontraba a 374 millones de kilómetros del planeta, gracias a un instrumento de radio y ondas de plasma.

Ahora, tras 15 años, el instrumento ha proporcionado las primeras observaciones de alta resolución de estas emisiones, mostrando una increíble variedad de cambios en frecuencia y tiempo. El complejo espectro electromagnético, con tonos ascendentes y descendentes, es muy similar a las emisiones de radio polar de la Tierra. Las estructuras indican que existen abundantes fuentes de radio pequeñas que se mueven a lo largo de líneas de campo magnético que enhebran las regiones polares.

El archivo de audio que vas a escuchar se ha comprimido en 73 segundos (correspondientes a 27 minutos de grabación). Ya que las frecuencias de las emisiones están muy por encima del rango de frecuencias de audio, se han desplazado hacia abajo un factor 44.

Ahora, pon el volumen al máximo y disfruta con el misterioso (y aterrador) sonido del gran planeta: