Después de muchas especulaciones sobre su posible revelación Samsung, finalmente, ha presentado su primer smartphone plegable.

Con el nombre de Infinity Flex Display, la compañía de telefonía coreana reveló la tecnología plegable detrás de su smartphone, del tamaño de una tablet, y sus capacidades de plegado para que quepa en un bolsillo.

Después de que se celebrara la semana pasada la conferencia de desarrolladores de Samsung de 2018; un evento que, en su mayor parte, no interesa especialmente a los usuarios, tuvo un par de grandes anuncios importantes para ellos. Tal vez, lo más chocante es que Samsung no ha sido quien ha presentado este dispositivoGoogle ha sido el encargada de anunciarlo en una conferencia para desarrolladores propia, confirmando oficialmente la existencia de este móvil plegable.

La compañía detrás del buscador más popular, ha declarado que se encargará del soporte de estos nuevos ”ordenadores” de mano plegables para Android y que trabajará en estrecha colaboración con Samsung para el lanzamiento de estos smartphones, que llegarán el próximo año.

Especificaciones técnicas, las pocas que se revelaron

Samsung mostró el dispositivo compacto para luego revelar que se despliega en una pantalla de tablet de 7.3 pulgadas. El móvil utilizará una función llamada ventana multiactiva que permitirá que tres aplicaciones funcionen al mismo tiempo. La producción en masa delInfinity Flex Display comenzará en “cuestión de meses”, según el vicepresidente ejecutivo de marketing de productos móviles Justin Denison.

Un nuevo concepto

Infinity Flex Display,  se trata de la evolución, o más bien revolución, del Infinity Display. Una pantalla plegable para un móvil plegable. Cuando está abierto es una tablet y cuando está cerrado, un móvil.

Acompañando al dispositivo aparece en escena un software optimizado, que además de incluir un modo multiventana avanzado, la intención futura es sacar todo el partido al panel con nuevas aplicaciones. Por supuesto, los desarrolladores contarán con apoyo a la hora de desarrollar sus apps, de modo que puedan exprimir al máximo el nuevo formato, y en pocos meses podrán descargar un emulador con el que experimentar.

Un nuevo compuesto de polímero se encarga de proteger los componentes internos, ya que estos ahora se mueven.

Pero Samsung aún no está lista para mostrarlo del todo; aunque sí que ha puesto a disposición de los programadores un kit de desarrollo para empezar a trabajar con el nuevo formato y poder empezar a experimentar nuevas funciones.

Lo que está claro es que este dispositivo puede ser lo más revolucionario que Android ha hecho en mucho tiempo; pero eso también supone que le puede costar mucho alcanzar a los usuarios, que pueden preferir algo más ‘tradicional’. Sea como sea, se plantean unos meses muy interesantes.