Amazon quiere aumentar su capacidad de procesamiento de datos. ¿Cómo? con ayuda de las estrellas.

Para ello, la compañía está en conversaciones con Chile, según ha informado la agencia Reuters, para alojar y extraer cantidades masivas de datos generados por los gigantescos telescopios del país.

Gracias a los cielos despejados y la poca contaminación lumínica, Chile es el país que recibe hasta el 70% del dinero que se gasta en astronomía y, por ello, es el país con los telescopios más potentes del mundo (y albergará tres de los cuatro telescopios de próxima generación en los próximos años) de los que se obtiene y obtendrán enormes cantidades de información de nuestro entorno, más allá de la atmósfera terrestre.

La Vía Láctea sobre ‘La Silla’ (Chile)

El principal desafío de Chile es cómo almacenar estas cantidades ingentes de datos y darles sentido y, según Piñera, el presidente del gobierno del partido centroderechista, quiere reunir todos los datos de sus observatorios en un ‘observatorio virtual’ en la nube y, ahí, es justo donde la plataforma de servicios de nube, Amazon Web Services (AWS), quiere participar.

La base de datos del observatorio ya alcanza información de alrededor de 1.000.000.000 de estrellas y, almacenar esa cantidad de datos de forma interna puede suponer un problema.

De producirse esta asociación, Amazon podría beneficiarse de:

  • Sería una gran oportunidad para expandirse en la región, donde ha tenido dificultades para atraer instituciones públicas en Latinoamérica.
  • Desarrollo de herramientas de inteligencia artificial que la compañía podría utilizar para fines distintos de la minería de astrodatos.
  • Permitir a Amazon Web Services acceder a la investigación que los astrónomos están haciendo en proyectos como el LSST.

Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon, es conocido (entre otras cosas) por su interés por el espacio. Es accionista mayoritario de la empresa Blue Origin, donde entre sus objetivos se encuentran los vuelos sub orbitales y orbitales, tanto para misiones oficiales de Estados Unidos como para vuelos privados y la realización de un asentamiento en la luna. Actualmente ofrece una plataforma en la nube para los datos del Telescopio Hubble y el Centro Internacional de Radioastronomía en Australia.

Crédito: Blue Origin

Por otro lado, otro de los gigantes tecnológicos, Google, ya es miembro del Gran Telescopio Sinóptico de Chile, que estará operativo en Cerro Pachón en 2022. Por ahora, ningún miembro de la compañía ha querido hacer ningún comentario sobre ningún plan de Google sobre su participación en proyectos de telescopios ni ningún plan sobre astrodatos.

El ministro de Economía chileno, José Ramón Valente, dijo en el anuncio de la semana pasada,

“Chile tiene un enorme potencial en sus prístinos cielos no solo en la observación del universo sino también en la cantidad de datos que genera la observación”.

De momento Amazon todavía no ha cerrado ningún acuerdo con Chile ni parece estar del todo claro que vaya a ocurrir, pero lo que sí está claro es que para la compañía el punto de mira está, ahora, en las estrellas.