Sony ha presentado una nueva versión de Aibo, el perro robot que dejó de fabricar en 2006, pero que ahora regresa con una nuevo update: inteligencia artificial.

Esta última versión del robot autónomo puede ‘formar un vínculo emocional con los miembros de la familia al tiempo que les proporciona amor, afecto y la alegría de nutrir y criar a un compañero’, dice la compañía. Además, ahora el bot cachorro también desarrolla su propia personalidad a medida que se acerca y conoce más a sus dueños.

La mascota robótica de Sony

El nuevo Aibo poco tiene que ver con el de hace diez años, de hecho la movilidad de la nueva mascota es sorprendente. En su ficha técnica se habla de más de 20 ejes de movimiento en total, a lo que hay que sumar elementos como la cola que consigue tener movimientos mucho más naturales.

Entre sus cambios está la inclusión de pantallas OLED en los ojos, lo que le permite darle más expresividad, tiene conexión Wi-Fi y 4G y dos cámaras, además de múltiples sensores y micrófonos, para lograr una mayor interacción con su entorno y con sus dueños.

Animated GIF - Find & Share on GIPHY

 

A medida que el cachorro robot pasa tiempo con sus dueños se vuelve más consciente de su entorno, aprendiendo a caminar alrededor de un área cada vez más amplia y responder a una variedad de situaciones. Este comportamiento adaptable es posible gracias a los sensores incorporados que pueden detectar y analizar sonidos e imágenes. Estos comportamientos aprendidos se almacenan en la nube y se actualizan constantemente a medida que el perro entra en contacto con otros Aibos y humanos.

 

La batería tiene dos horas de autonomía (sí, no es mucho, pero es más cómodo que bajar a la calle en invierno cada 2 horas a tu pequeña mascota) y es posible manejarlo a distancia. Su precio en Japón estará alrededor de los 1.800€, además de otros 24€ al mes para el control remoto y estará disponible el próximo mes de enero. Desde luego, si es verdad que requiere menos responsabilidades que un perro de verdad, pero el coste de mantenimiento supera con creces el de uno real.

Se podrá acceder a él desde una app en el móvil y será el vigilante de la casa gracias a la cámara incluida en su nariz.