Lo mejor de la Nintendo Switch no es el Zelda ni el Mario Odyssey. Lo que más me gusta es que sea portátil, y eso en verano es el doble de bueno. ¿Recuerdas tener que meter la PlayStation en la única maleta que te dejan facturar en RyanAir? ¿O dejar la partida a medias porque tus colegas querían irse a la playa? Esos dramas son cosa del pasado con la híbrida nipona.

Nintendo lo tiene claro y en el último mes y medio se han liado a sacar juegos, entre ellos un JUE-GA-ZOEl menú incluye títulos de lucha que no son de lucha, la acción indie, deportes, un taller de manualidades y un JRPG al que dan ganas de irse a vivir. ¡Dentro lista!

1) Octopath Traveler

No podemos evitar empezar por el plato fuerte. Octopath Traveler es el juego que llevamos esperando desde el lanzamiento de Mario Odyssey. Un juego largo, con una dirección de arte fantástica y una jugabilidad excelente, siempre y cuando te gusten los combates por turnos.

Los personajes son una delicia y cada una de sus historias son el principio de lo que puede convertirse en tu novela/serie favorita del verano.

2) Flat Heroes

Este arcade minimalista del estudio británico Parallel Circles y desarrollado por los españoles Lucas González y Roger Valdeperas es puro ASMR videojueguil. Con un diseño aparentemente sencillo pero muy detallado, Flat Heroes consigue introducir a los jugadores en escenarios de acción trepidante controlando tan solo un par de cuadrados con una físicas exquisitas.

Si te gustó el Tetris, la serpiente del Nokia y los juegos de acción, Flat Heroes te flipará. Ojo: haz lo posible por liar a alguien para jugar en cooperativo y te garantizas un bronceado con el mando de la Switch en el pecho.

3) Sushi Striker: The way of Sushido

Este juego ha pasado totalmente desapercibido y no entiendo por qué. Es decir, me imagino que porque se lanzó poco antes del E3 y todos los ojos miraban en otra dirección, pero Sushi Striker es droga en píxels.

Una historia delirantemente japonesa nos introduce en un universo colorido donde el sushi está prohibido por un gobierno totalitario. No me preguntes por qué me veo cada una de las animaciones, me río con cada payasada de Musashi y acabo desperdiciando 6 horas sin darme ni cuenta. No apto para ludopatas.

 

4) Mario Tennis Aces

Junto a Sushi Striker, Mario Tennis Aces es otro de esos juegos de la Switch que se sitúan entre los mejores juegos de lucha sin soltar un solo puñetazo. El umbral de aprendizaje es jodido pero, como todo buen arcade, una vez lo controlas el esfuerzo habrá merecido la pena.

Como ocurre con los mejores, jugar con amigos en el modo online es mejor que quedar en cualquier terraza.

5) Fortnite

Me imagino que lo verías venir, ¿no? 2018 es el año de Fortnite y su llegada a la Switch es la mejor noticia del verano. Imagínate sino teniendo que echar la PlayStation o el ordenador a la maleta para no perder práctica.

Aunque no sea la mejor opción para la playa o la piscina por la conexión, es la manera perfecta de acabar el día en la terraza del hotel con el router cerca y una copa de vino fría.

 

6) Labo

Quien pase por aquí a menudo sabrá que Labo es uno de nuestros inventos favoritos del año. Las capacidades de Labo todavía están por explotar y qué momento es mejor que este para intentar descubrirlas.

Ya sea montando el Robot Kit (que tardarás una vida pero lo pasarás bien haciéndolo) o trasteando con los Toy Cons del primer set, Labo es uno de esos hobbies que pueden empezar en agosto y convertirse en un tu nueva obsesión de invierno.

7) Captain Toad Treasure Tracker

Un protagonista adorable, gráficos isométricos detalladísimos, un sound design que puedes tocar y retos mentales completan una de las mejores adaptaciones de 3DS a la Switch.

Captain Toad es uno de esos juegos que puedes jugar durante horas solo para descubrir cómo estará diseñada la siguiente pantalla.