Taza reutilizable rCup – 17,99€

Según una estimación de Reino Unido, alrededor del 99,75% de tazas de café terminan en la basura. Alrededor de 2.500 millones de tazas de café se tiran solo en el Reino Unido cada año. rCup, está reconvirtiendo algunas de ellas en nuevas tazas de café reutilizables. Para separar el plástico de los vasos de papel de usar y tirar típicos, se necesita un equipo especializado en ello. Una taza rCup contiene casi 6 tazas de un solo uso. Está diseñado para durar al menos 10 años, pero cuando se desgasta, puede reciclarse como cualquier otro producto o también puede enviarse a rCup y ellos mismos la reciclarán y convertirán en una nueva.

Rotofarm – 678€

“Hidroponía rotativa como una fuente sostenible de verduras frescas”. Así es como lo define Bace, la marca de este cultivador circular que, según su creador, Toby Farmer, “es la respuesta al cultivo de vegetales más rápido, más fácil y más eficiente”. Este estilo de cultivo fue desarrollado por primera vez por la NASA, para cultivar verduras en la Estación Espacial Internacional. “No caducará hasta que se corte, no gastará muchos comestibles y se ahorrará mucho espacio en su refrigerador”. “Quizás lo más importante es que ayudamos a reducir las emisiones de carbono producidas por la agricultura de masas, el transporte y el embalaje de plástico en los supermercados”, asegura Farmer. El prototipo ya ha sido lanzado en Indiegogo.

Camiseta Volleybak – 105€

La startup de ropa de tecnología Tech Vollebak lanzó una camiseta hecha completamente de pulpa de madera de eucaliptos pulpa de eucalipto (procedente de bosques gestionados de forma sostenible y cultivada en biorreactores) y algas, que se descompone en el suelo o en un recipiente para compost en tres meses. Cada camiseta es “única” gracias a las propiedades naturales de las algas, lo que hace que el diseño verde se desvanezca y cambie de color con el tiempo.

Native Shoes – 285€

Todas y cada una de las piezas que componen estas zapatillas están hechos de plantas. Esta marca canadiense ha creado este modelo unisex con materiales veganos, incluyendo eucalipto, restos de piña y leche de hevea, en un intento por ofrecer a los consumidores un producto de alta calidad y sin dejar residuos ni impactar en el planeta.

Biorreactor a base de algas

Este biorreactor de “captura personal de carbono” utiliza algas para eliminar el CO2 del aire y, pronto tu oficia podría tener un aparato como este. Diseñado para colocarse en interiores de oficinas o en los tejados de los edificios, este aparato tiene capacidad para capturar tanto CO2 de la atmósfera como 1 acre de árboles conectándolo al sistema de ventilación, calefacción y aire acondicionado. ¿Lo mejor? Ya existe un prototipo en funcionamiento. La compañía está trabajando en la creación de un dispositivo lo suficientemente simple y económico para que cualquiera pueda construir uno en su propia con nociones básicas de bricolaje. Su intención es lanzar uno para el próximo año.