Cada cierto tiempo en Rewisor nos gusta hablar sobre proyectos, startups, empresas y personas cuyo objetivo es encontrar soluciones a los problemas medioambientales a los que nos enfrentamos diariamente y necesitamos solucionar de una forma rápida y eficiente. Te contamos 5 proyectos que van desde máquinas que convierten los desechos del marisco en vasos biodegradables de usar y tirar hasta una empresa española capaz de crear combustible a partir de aguas residuales sin emitir CO2.

1. Shelworks: objetos cotidianos creados a partir de cáscara de langosta

Cuatro diseñadores del Royal College of Art y Imperial College, han desarrollado una serie de máquinas que transforman restos de marisco en bioplástico biodegradable y reciclable. El proyecto, llamado Shellworks, transforma las conchas de los crustáceos en un material similar al papel, mezclado con vinagre y un biopolímero llamado quitina que podría usarse como alternativa sostenible a los plásticos de usar y tirar.

El material se puede reconvertir de nuevo a estado líquido, aprovechando su versatilidad que permite lograr diferentes propiedades del material ajustando las proporciones de los ingredientes básicos; controlando su rigidez, flexibilidad, grosor y claridad óptica.

2. Algorithmic Couture: el sistema de alta costura digitalizada para reducir el uso de tejido necesario para confeccionar ropa

El colectivo de investigación Synflux ha desarrollado un sistema de alta costura digitalizada para ayudar en la reducción de uso de tejido para confeccionar ropa, creando prendas digitalizadas que se ajustan exactamente al modelo. Consiste en escanear en 3D los cuerpos para determinar las proporciones exactas para, después, diseñar la ropa. El objetivo de Synflux es interrumpir el sistema actual usado por la industria de la moda desde el diseño a la producción en fábrica.

“Mirando hacia un futuro más sostenible, debemos reconsiderar el ciclo holístico de la moda”, dice uno de los creadores.

Synflux ejecuta algoritmos de aprendizaje automático sobre los datos recopilados para encontrar el patrón de prenda óptimo que reduce a cero el desperdicio de tejido. Luego, el programa genera módulos de patrones de moda optimizados compuestos por rectángulos 2D y líneas rectas. Estos módulos 2D, que conforman la prenda general, se modelan utilizando un software de diseño asistido por ordenador (CAD) para producir un patrón de moda para una prenda de vestir que sea cómoda y sostenible.

3. Ingelia crea combustible sin emisión CO2 a partir de aguas residuales

La Comisión Europea ha prometido que la UE reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero a un 80% por debajo de los niveles de 1990 para 2050. La empresa española Ingelia puede tener la clave para al menos una parte de la solución, después de desarrollar un proceso industrial para producir un biocarbono llamado “biochar” que se puede usar como una fuente de energía mucho más limpia.

Biochar

El producto resultante funciona y se quema como el carbón, pero lo más interesante es que tiene mucho menos contaminantes residuales cuando se produce: a pesar de tener el mismo potencial en la producción de energía que el carbón estándar, su proceso de producción tiene una tasa de emisiones de CO2 de cero, así como una menor producción de desechos dañinos como nitrógeno, azufre y cloro.

4. Norwegian Presence: exposición en Milán de diseño sostenible

Del 9 al 14 de abril, 21 diseñadores y artistas y siete fabricantes noruegos de muebles sostenibles, comisariados por Kråkvik & D’Orazio, exhibirán sus diseños basándose en la sostenibilidad desde una perspectiva más amplia: cambio climático, selección recursos, economía y compromiso con los procesos democráticos e inclusivos y necesidades de generaciones futuras.

5. Climeon convierte el calor en electricidad limpia

El poder geotérmico tiene lo mejor de ambos mundos: es flexible como la energía de gas natural, que proporcionar energía cuando se necesita, y es verde como la energía eólica y solar, que casi no produce emisiones. Sin embargo la tecnología actual limita sus aplicaciones.

Al depender las centrales geotérmicas del acceso a agua muy caliente, solo se puede recuperar en pequeñas regiones del planeta. Ahora, la compañía sueca Climeon, afirma que puede hacer que la energía geotérmica sea tan accesible como la eólica y la solar gracias a su tecnología, que puede hacer uso del calor a baja temperatura, lo que lo hace mucho más viable al resto del mundo.

Cuando esta tecnología se amplíe debería ser capaz de reducir hasta 500 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero al año. Entre el calor geotérmico y el calor residual a baja temperatura, Climeon está llenando un nuevo nicho en la generación de electricidad sin carbono que no existía hace una década, que parece tener un potencial significativo para mejorar las posibilidades de éxito en la carrera mundial hacia las cero emisiones.