Pocas cosas nos gustan más, a los seres humanos, que preguntarnos si estamos en la mejor época de la historia para estar vivos. Obviamente, cada año suele ser mejor que el anterior y los avances en tecnología, ciencia y medicina ayudan a que una persona sienta que nunca en la historia de la humanidad se había vivido mejor que hasta ahora. Pues bien, esta pregunta se hace en cada sector y en cada ámbito de la cultura.

¿Ha sido el mejor año del cine?, ¿ha sido el mejor año de la literatura?, ¿ha sido el mejor año para la ciencia? Y sí, también surge la pregunta de si ha sido el mejor año de los videojuegos. Y la verdad, no me atrevo a responder categóricamente a esta pregunta ya que este sector es totalmente subjetivo. Pero lo que sí está claro es que, si no ha sido el mejor, bien cerca ha estado.

A través de una lista vamos a enumerar los juegos de notable a excelente que se han lanzado durante el 2018 para que veáis, por vuestros propios ojos, los títulos que han salido, para así daros cuenta del nivel que ha habido este año. Y una reflexión antes de empezar, a principios de la actual generación se llegó a decir que estábamos en la peor época para amar los videojuegos, y a final de esa misma generación estamos ante una de las mejores jamás vistas. Así que la moraleja es que las cosas en la vida no son como empiezan, sino como acaban. Vamos con la lista:

Monster Hunter World: La saga nipona famosa por dar caza a los monstruos más grandes imaginables quiso dar el salto a occidente, ya que de siempre su territorio sagrado había sido Japón, vendiendo regular fuera de la isla del sol naciente. Para ello, desde Capcom quisieron crear un juego tan ambicioso y universal que pudiera conectar y entretener a todo el mundo, y bien sabe Yuya Tokuda que les ha funcionado, ya que ha sido el mejor Monster Hunter de la saga, conquistando tierras tan adversas como las europeas. El juego se encuentra en PC, Xbox One y PS4 y trae una aventura de rol multijugador que bien se mereció le premio al mejor RPG del año en los The Game Awards.

Dragon Ball FighterZ: Hacía años que un juego de lucha no despertaba tal expectación. Ya fuese por uno de los apartados artísticos más cuidados jamás vistos o porque la saga de Dragon Ball sigue teniendo una legión de fans incontable, el juego de peleas en 2.5D reventó el mercado y la crítica gracias a su jugabilidad, su enorme set de movimientos y lo respetuoso que era con sus orígenes. Los dibujos, todos hechos ha mano y recreando escenas de la serie original y del manga, consiguió cautivar a los millones de jugadores que ha cosechado en tan sólo un año. Su única polémica, como es habitual, fue por las microtransacciones, pero parece que este mal congénito está lejos de desaparecer. El juego lo tenéis en todas las plataformas, así que no hay excusas.

God of War: Sí, todos conocéis este título, ya que no en vano ha ganado el premio a Mejor Juego del Año en los The Game Awards. Cory Barlog, reputado director creativo y alto cargo de Santa Monica, ha conseguido algo que parecía imposible: contentar a todos los fans de una saga ya mítica, cambiar el estilo y la ambientación, y convencernos a todos de lo brillante que es su obra. Estamos, sin duda, ante uno de los mejores juegos de los últimos años, uno de esos títulos que te hacen comprarte una consola. En esta aventura, para el que no lo sepa, acompañamos a Kratos y a su hijo Atreus por la mitología nórdica, por lo que los combates y lo enemigos no pueden ser más espectaculares y divertidos mientras viajamos de mundo en mundo. Sin duda, el premio GOTY fue más que merecido. Este título sólo lo tenéis disponible en PlayStation 4.

Detroit: Become Human: Quien nos iba a decir que David Cage, famoso por hacer películas interactivas en forma de videojuego, llegaría a alcanzar la cima de su carrera con este título. Detroit es un juego que nos lleva a una sociedad muy cercana en el tiempo que convive con los androides, y que ha empezado a tener sus roces con ellos. La eterna batalla intelectual sobre si son sólo máquinas o seres dotados de vida es la que monopoliza una historia potente e interesante. Con tintes de película de ciencia ficción y con unos protagonistas que son actores reales convertidos en personajes con la magia de la captura de movimiento, la obra de Cage se convierte, para muchos críticos, en su mejor obra, y en un indispensable de este año. Además, sus infinitos finales y la cantidad de opciones que se presentan durante el juego ayudan a que sea altamente rejugable. Por desgracia para muchos, tan sólo se puede disfrutar en PS4.

Octopath Traveler: O, mejor dicho, cuando el aroma a rol de la vieja escuela se vuelve videojuego en pleno 2018. Square Enix no es nueva en nuestro sector y sabemos, de sobra, que aman los clásicos como pocas compañías, por lo que el hype y los ánimos ante la salida del juego no podían ser más altos. Por fortuna, la expectación estaba justificada y Octopath se convirtió, de salida, en un clásico instantáneo. Combates por turnos, un estética pixel art súper cuidada, una banda sonora exquisita, etc. Los sobresalientes que recibió por parte de toda la comunidad fueron merecidos, no hay duda. Además, como buen RPG japonés se va a las 100 horas si somos jugadores completista. El juego tan sólo se puede disfrutar en Nintendo Switch y es un imprescindible. En Rewisor jugamos a Octopath Traveler mientras entrevistábamos a Ouctonsumer. 

Dead Cells: Si sabes de indies, o tienes algunas nociones sobre estos, seguro que conoces Dead Cells, uno de los mejores juegos del año sin duda. De estilo rogue lite, metroidvania y plataformeo (sí, es complejo de decir hasta en voz alta), la gente de Motion Twin consiguió lanzar este año un título increíble, adictivo y de un control y diseño fantásticos. Desde que salió en Early Access en Steam, hasta su lanzamiento oficial en varias plataformas, este juego con aroma a clásico y de dificultad endiablada ha cosechado notazas, llegando a conseguir un 90 en Metacritic. El juego se puede disfrutar en PC, PS4, Xbox One y Nintendo Switch, y, como ahora vais a ver, no ha sido el único indie que ha triunfado este año.

Celeste: Si el anterior título no fue nominado en la categoría de Mejor Juego del Año, pero el que ahora os traigo sí lo fue, y compartió nominación con gigantes como Red Dead Redemption 2 o God of War, entre otros. Este título, llamado Celeste, fue creado en cuatro días en una Jam Party, y cuando sus creadores vieron el tremendo potencial que tenía empezaron a desarrollarlo como un juego completo y serio. Para el que no lo conozca, es un título de plataformas donde encarnamos a un joven llamada Madeline, la cual se tiene que enfrentar a un montón desafíos que ponen a prueba nuestras habilidades con el mando como pocos juegos este año. Si te gusta este género lo veo de compra obligatoria, ya que su calidad está fuera de toda duda después de un año de buenas ventas y geniales críticas. Está disponible en todas las plataformas también.

Forza Horizon 4: Cuando Turn10 y Playground Games quisieron crear un juego de carreras arcade perfecto les salió Forza Horizon 4. Y no lo decimos nosotros, lo dicen los críticos de medio mundo. La saga Horizon, conocida por sus altos estándares de calidad en los juegos de conducción, ha alcanzado la cima con esta cuarta entrega, donde sus desarrolladores nos llevan a la campiña inglesa y nos hacen derrapar por larguísimas y estrechas carreteras con unas vistas insuperables y, si nos sobra tiempo, recorrer Edimburgo en una recreación de la ciudad digna de estudio. Eso sí, tan sólo está disponible en Xbox One y PC.

Black Ops 4: Después de la deriva que habíamos visto en otras entregas, ha sido una grata sorpresa ver como COD se ha reinventado en su cuarta publicación de Black Ops. La principal novedad, como casi todo el mundo ya sabe, es que desde Activision han apostado por un modo Battle Royale (cómo no), en el que 88 jugadores se tiran a un mapa creado a base de lugares míticos de la saga para ser los únicos supervivientes. Además de este modo, se introdujeron los clásicos multijugador y zombies, con novedades como la creación de roles específicos y habilidades muy bien implementadas. Otro de esos juegos que nos han sorprendido y que han sumado en positivo este año, además de ser un imperdible si amas los shooters. Está disponible en PS4, Xbox One y PC.

Red Dead Redemption 2: Sí, no os preocupéis, que no nos habíamos olvidado del gran protagonista del año por méritos propios. El Hype y la espera que ha rodeado a este juego es de los casos más grandes de la historia del sector, y no es para menos. Todo comenzó con John Marston en 2010, cuando protagonizó Red Dead Redemption, ya que la crítica y el público se volvieron locos con una obra de Rockstar que rozaba la excelencia y que revolucionaba los mundos abiertos de la época. Y claro, si a este recibimiento le añades 8 años de espera hasta el siguiente juego, pues te da como resultado el fenómeno “Red Dead”. En esta segunda entrega encarnamos a Arthur Morgan, mano derecha del líder de la banda de Dutch van der Linde, y sucede 10 años antes que el juego original. El título, se puede afirmar ya, ha sido todo un éxito, consiguiendo un 97 en Metacritic que le ha valido para colocarse como uno de los mejores juegos de la historia según la crítica. ¿Tienes una Xbox One o una PS4? Hazte con él, no tienes excusa.

Battlefield V: Terminamos esta increíble lista con la nueva entrega de la saga de DICE y EA. Pese a las críticas que recibió en su anuncio, y al retraso de su lanzamiento, el multijugador de los suizos es uno de los mejores juegos de disparos jamás creados. Armas bien balanceadas, acción medida y frenética, interacción con el entorno como nunca antes en la saga y un apartado gráfico apabullante. Además, la política de quitar los DLCs y pases de expansión, haciendo que el juego base lleve ya todo el contenido que se vaya lanzando para el juego, trae un soplo de aire fresco en una compañía a la que siempre le ha gustado tirar de micropagos y DLCs, y es de agradecer por toda su comunidad. Está disponible en PS4, Xbox One y PC.

Vale, acabas de ver una sucesión de títulos de lo cuales, casi seguro, habías oído hablar del 90%. Es cierto que puede parece que tan sólo tres o cuatro nombres se merecen el adjetivo de juegazo, pero os aseguramos que cada uno de los puestos ahí arriba merecen tus horas de ocio y tiempo libre. Y, si sumamos todo lo que ha salido este año, podemos reafirmarnos en que estos 12 meses han sido brutales, al menos para aquellos que amamos los videojuegos.

2017 fue espectacular, con el lanzamiento de títulos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild u Horizon: Zero Dawn, pero es que este 2018 ha dado un golpe sobre la mesa muy fuerte, y lo que nos espera en 2019 va a ser igualmente increíble. Así que, si bien no nos atrevemos a decir que ha sido el mejor año de los videojuegos, creo que sí podemos decir que estamos en una época dorada que parece no acabar nunca.