La propuesta sevillana se cuela entre lo más destacado de una de las plataformas de videojuegos más importantes del mundo.

 

Imagen de FilipDukanic/ Pixabay // Dominio Público

 

A muchos ha sorprendido ver un juego de estrategia firmado por una compañía de nombre tan castizo como Numantian Games entre lo más vendido de Steam. Si a esto añadimos que ni siquiera se trata de la versión completa del juego, sino de un early access que todavía no incluye el modo campaña, el asombro es todavía mayor. Todo se aclara con la primera partida a They Are Billions: nos encontramos ante uno de los pelotazos del año en lo que a enganche y gameplay se refiere.

 

La propuesta de Numantian Games, compañía formada por un equipo internacional, pero afincada en Sevilla, nos enfrenta a un futuro apocalíptico en la que un reducido grupo de supervivientes que todavía conservan su humanidad intacta lucha por evitar su destrucción a manos de miles de millones de infectados que han desatado un apocalipsis zombi. Sobre esta premisa, el modo Supervivencia de They Are Billions (el único que ofrece el juego hasta ahora) se convierte en un RTS con pausa en el que deberemos construir nuestra colonia y levantar las barreras defensivas necesarias, humanas y físicas, para contener (y repeler, si somos afortunados) a las hordas de enemigos.

 

 

Cada partida supone un nuevo espacio de aprendizaje; los más metódicos se animaran a tomar notas, como haría un jugador de poker a la hora de registrar las debilidades de sus rivales, para tener claro qué error no cometer en la siguiente partida, para retener las hordas de muertos vivientes unos cuantos días más… esta vez. Nos encontraremos con mapas generados aleatoriamente, con geografía, climatología y posición de núcleos de infectados propios. Como único objetivo tendremos el resistir un tiempo determinado, con lo que cada derrota no se percibe como algo frustrante, sino como un avance en nuestra capacidad para resistir, lo que explica el éxito que ha tenido They Are Billions.

 

Empezaremos construyendo viviendas y recolectando comida, lo que atraerá a nuevos colonos para ayudarnos a construir nuestro fortín. Tendremos que levantar estructuras para explotar los recursos naturales a nuestro alcance, pero también hacerlas evolucionar. De ahí pasamos a la energía: antenas Tesla, molinos, centrales térmicas… para luego entregarnos a la construcción de nuestras medidas de contención, sean muros, torres de defensa, nuevas unidades de combate, torres de vigía… Todo vale para evitar el contacto con los infectados.

 

La tensión es constante y la sensación de peligro que generan nuestros enemigos nos hará sudar. Basta con que un único zombi entre en un edificio para que todas nuestras unidades (trabajadores, colonos…) se infecten. Si esto sucede, tendremos que pasar de la defensa de posiciones a la contención de la plaga, para que ésta no acabe con nuestra colonia desde el interior. A esto se suma que, aunque nos enfrentemos a hordas de enemigos (el motor del juego puede llegar a representar a 20.000 infectados) cada uno cuenta con su propia inteligencia artificial; si hacemos ruido, los atraeremos; si matamos a unos cuantos para conseguir un recurso, puede que nos encontremos con cientos de infectados que vienen a investigar…

 

El juego es una delicia en sus mecánicas, pero también en un apartado artístico post-apocalíptico -con ciertos toques Steampunk, todo sea dicho-, en unos excelsos 4K muy detallados. Si recordamos que puede haber hasta 20.000 enemigos simultáneamente en pantalla, nos hacemos una idea del mérito que encierra el trabajo realizado por el equipo de diseño, ilustradores y grafistas. Hablamos de decenas de unidades diferentes con más de 1.500 frames de animaciones, y esto sin contar las de los edificios y el entorno.

 

They Are Billions puede ser la primera sorpresa del año, un “sleeper” con el que muy pocos contaban, y eso que Numantian Games asegura que todavía no hemos visto nada y promete un modo campaña con una historia compleja y multitud de héroes y nuevos personajes. Si a esto sumamos la enorme cantidad de feedback que están recibiendo por parte de una entusiasta comunidad de jugones, estamos seguros de que la espera valdrá la pena. Por el momento tendremos que conformarnos con los desafíos semanales, que están al caer, en los que los jugadores jugarán con el mismo mapa y podremos ver cómo se desata la competitividad con las tablas de clasificaciones. A resistir se ha dicho.

 

Comments

comments

Sobre el autor

Posts relacionados

Según informa el periódico The Wall Street Journal, los rusos han vuelto a hacer de las suyas. El...

Durante los últimos años, la capa de ozono, capa superficial que protege a la Tierra de la...

¿Qué es lo primero que haces cuando te levantas? Si tu respuesta es ver los últimos mensajes que...

Deja tu comentario