Investigadores del MIT crean un aerosol cargado con nanobots

Este aerosol contiene nanobots, pequeños sensores con el potencial de hacer de todo, desde la detección de fugas peligrosas en las tuberías hasta el diagnóstico de problemas de salud.

Ciencia, Trending  /   /  By Claudia Ayús

Durante los últimos años, la capa de ozono, capa superficial que protege a la Tierra de la radiación producida por los rayos ultravioleta, se ha ido dañando debido a la emisión de gases contaminantes usados por el hombre.

 

Uno de estos productos que no solo afecta la salud sino también destruye el medio ambiente, son los aerosoles utilizados en desodorante, perfume, insecticida, laca para el cabello, entre otros.

 

Pero, ¿podría ser el fin de la mala prensa del aerosol?

 

Pues podría ser. Un equipo de investigadores del MIT ha encontrado un uso para los aerosoles que podría ser bueno para el medio ambiente y nuestra salud. Este aerosol contiene nanobots, pequeños sensores con el potencial de hacer de todo, desde la detección de fugas peligrosas en las tuberías hasta el diagnóstico de problemas de salud.

 

 

Circuitos realizados por el equipo de investigación, unidos a partículas de unos pocos cientos de nanómetros de diámetro.

 

¿Cómo son estos nanobots?

Puede que sean los robots más pequeños capaces de detectar su entorno, almacenar datos e incluso llevar a cabo tareas de computación. Estos dispositivos, que son aproximadamente del tamaño de un óvulo humano, consisten en diminutos circuitos electrónicos hechos de materiales bidimensionales, que llevan a cuestas minúsculas partículas llamadas coloides.

 

 

¿Coloides?

Sí, no nos hemos inventado el término. Los coloides son partículas o moléculas insolubles desde una billonésima hasta una millonésima de metro de diámetro, son tan pequeñas que pueden permanecer suspendidas indefinidamente en un líquido o incluso en el aire.

 

“Los coloides pueden acceder a ambientes y viajar de formas que otros materiales no pueden”, dice Strano, profesor de ingeniería química de Carbon C. Dubbs en el MIT y autor principal del estudio.

 

Los nanobots

 

 

Cada sensor en aerosol contiene dos partes. El primero es un coloide, una partícula o molécula insoluble extremadamente pequeña. La segunda parte del sensor es un circuito complejo que contiene un detector químico construido a partir de un material bidimensional, como el grafeno. Cuando este detector encuentra una cierta sustancia química en su entorno, mejora su capacidad para conducir electricidad. El circuito también contiene un fotodiodo, un dispositivo que puede convertir la luz ambiental en corriente eléctrica. Esto proporciona toda la electricidad necesaria para alimentar la recopilación de datos y la memoria del circuito.

 

Autosuficientes

Los minúsculos robots fabricados por el equipo del MIT son autoalimentados y no requieren fuente de alimentación externa ni baterías internas. Un simple fotodiodo proporciona el goteo de electricidad que los circuitos de los diminutos robots requieren para alimentar sus circuitos de computación y memoria.

 

 

Aplicaciones de los nanobots

Lo primero que hicieron los investigadores es aerosolizar los nanobots (los convirtieron en una forma pulverizable), cosa que no hubiera sido posible sin la adición del coloide. “[Los circuitos] no pueden existir sin un sustrato”, dijo Strano en un comunicado de prensa. “Necesitamos injertarlas en las partículas para darles rigidez mecánica y hacerlas lo suficientemente grandes como para quedar atrapadas en el flujo”.

 

Al acoplar estos pequeños robots a circuitos complejos, los investigadores esperan sentar las bases para dispositivos que podrían dispersarse para realizar viajes de diagnóstico a través de cualquier cosa, desde el sistema digestivo humano a oleoductos y gasoductos, o quizás a través del aire para medir compuestos en el interior un procesador químico o refinería.

 

Con el tiempo, esta tecnología podría ayudar a diagnosticar problemas en el cuerpo humano, por ejemplo, viajando a lo largo de nuestro tracto digestivo, recopilando datos y transmitiéndolo a expertos médicos.

 

La investigación fue publicada en Nature Nanotechnology el lunes, así que échale un vistazo si quieres conocer más detalles.

Comments

comments

Sobre el autor

Posts relacionados

SpaceX invitó el pasado lunes a algunos periodistas a su sede en Hawthorne, California, para...

La NASA ha hecho público los ganadores del concurso de prototipos de viviendas elaboradas con...

PACE, así es como se llama el nuevo proyecto en el que está involucrado la NASA. Sus siglas...

Deja tu comentario